LEY UNIVERSAL DE LA MENDACIDAD

Todo el mundo puede mentir. El mérito no es demasiado grande. Pero sólo el poderoso puede hacerlo con impunidad. El poeta legitima la mentira por su belleza, como por su utilidad el amo la consagra ante el esclavo, el padre frente al hijo, o el gobernante respecto a los gobernados. La estética y la moral utilitarias legitiman la falta a la verdad si, y sólo si, el mentiroso ocupa una posición de poder artístico o social frente al mentido. La mentira del inferior al superior, peligrosa para la relación de dominio, debe ser castigada.

Es sorprendente que los filósofos que han tratado la mendacidad política, desde Platón y San Agustín, hasta Popper, pasando por Maquiavelo, no se hayan percatado de la existencia de esta regla social. La mentira por razones de Estado (mentira “oficiosa”), la mentira colectiva de la clase política (presentar como rapto la huida de Luis XVI) y la mentira individual de un político (Nixon) están sujetas a esta misma ley universal que no conoce excepción que la invalide.

En cumplimiento riguroso de esta ley histórica que premia, como habilidad, la mentira del señor y castiga como inmoralidad, la del esclavo, los vicepresidentes, ministros y barones autonómicos, etc., al mentir como “esclavos”, deben ser castigados por inmorales, mientras que el Jefe del Ejecutivo, o de Partido Estatal, al hacerlo como “señores” que hablan a sus gobernados y tutelados, deben mantenerse en el poder por habilidosos.

El hallazgo de esta ley, criterio de mendacidad para príncipes y deleite intelectual para maquiavelistas, priva de fundamento a la hipótesis del juego que explica, en la mala suerte de ser descubierto, la eventualidad del castigo político de la mentira.

74 thoughts on “LEY UNIVERSAL DE LA MENDACIDAD

  1. sergi says:

    Muy interesante punto de vista, sobre la política y sobre la mentira. Pero dése cuenta sr. Trevijano, que en este análisis se ha centrado en el que miente y no en el que se intenta que se “trague” la mentira (¿podríamos llamarlo “el mentido”?).

    Si asumimos como cierto el análisis de usted, ¿qué papel juegan entonces los ciudadanos delante de las mentiras de los poderosos (sean políticos o lobbies comerciales)? ¿qué papel juega el ciudadano que es mentido? ¿es solo víctima o también cómplice? ¿hay mentiras que “ya nos van bien”? ¿cómo reacciona la mayoría de la gente cuando se desvelan mentiras de los poderosos? ¿hasta qué punto no reaccionan si no les “afecta demasiado”? ¿Dónde están las fotos de fábricas de armas químicas que “supuestamente” habían en Irak y motivaron su invasión por USA, y cómo ha reaccionado la opinión pública al respecto?

    Para mí es más misterioso el porqué las grandes “mentiras de estado” casi siempre “han funcionado” a lo largo de la historia. Antes podía explicarlo la desinformación del ciudadano (el mentido), pero hoy en día (con internet por en medio)… lo siento mucho pero sigo notando demasiada “facilidad” para que las mentiras hagan mella en los ciudadanos. Sin ir más lejos, el marketing televisivo es una muestra innegable de la predisposición humana a la mentira.

    Supongo que no seré el único que al hablar sobre este tema le viene a la memoria la aguda obra de George Orwell, 1984, que podría decirse que es un ensayo sobre las mentiras de estado y el cómo el ser humano reacciona de diversas maneras ante ellas, no?

    Para variar, excelente prosa la suya, sr. Trevijano. Gracias por seguir ahí, compartiendo pensamientos.
    Un saludo!
    SERGI

  2. ana says:

    Gracias a Dios que todavia quedan personas lucidas como dn Antonio. Ojaja se unieran unas cuantas para hacer un gran movimiento civico en contra de esta partitocracia y nuestra indefension. Gracias

  3. David Serquera says:

    Querido Antonio,

    Esta ley tiene gran importancia a la hora de esclarecer la separacion entre Estado y sociedad civil que muchos siguen sin querer ver. la razon de Estado se opone a la razon civil mediante la mentira de Estado. Miente quien posee el monopolio legal de la violencia a quien esta sometido por este monopolio legal de la violencia. Aun en los Estados con mayor grado de Democracia directa o participativa como en Suiza, la mentira sigue separando al Estado de la sociedad.

    Un abrazo.

  4. J.M.ª Aguilar says:

    Querido don Antonio: su artículo inspira, no sé con qué grado de acierto, la siguiente reflexión, que me atrevo a presentar a consideración del MCRC.
    La larga tradición paternalista política y social de la antiguedad llega hasta nuestros días con vigencia y vigor apenas desmentidos por los acontecimientos. Se sustenta lógica y moralmente en en el determinismo de las causas, el causalismo, tanto de las causas físicas como de las sociales y en su consecuencia obligada, el autoritarismo, practicado por infalibles intérpretes de una realidad inmutable y, por tanto, siempre predecible (la clase política). Al “esto es así y no puede ser de otra manera” (porque yo lo sé todo y tu no sabes nada), sucede el “esto es lo que hay que hacer porque lo digo yo” (y tu te callas). Así como el padre autoritario miente o engaña al hijo, por su bien, sin admitir protestas, el Estado paternalista y benéfico, hace lo mismo con sus ciudadanos/niños, asimismo por su bien, sin tolerar objeciones. Naturalmente es un camino solo de ida. El probabilismo causal y la autonomía moral de los pueblos libres y las sociedades democráticas, está aún por alcanzar plena vigencia. Esperemos que esta Monarquía de la mentira pública y la impunidad sea pronto sustituida por una República de la verdad y la responsabilidad política y social. Reciba un abrazo.

  5. sergi says:

    @JM Aguilar, me va a permitir que le quiera “dar la vuelta” a su retórica argumentación, tan solo porque el panorama que usted describe y las relaciones que en él dibuja no me parecen tan obvias.

    Para variar, se hace usted eco de esa milenaria queja ciudadana acerca de una presunta voluntad maquiavélica de los gobernantes y élites poderosas para controlar a los demás. Que aunque no lo pongo en duda, creo que es necesario calibrar las “causas” tal como usted comenzaba su reflexión y las “responsabilidades”.

    Soy el primero que querría una sociedad gobernada por el “pueblo” y para el pueblo. Sin embargo, en mis días más pesimistas llego a dudar de que el pueblo esté preparado para tal responsabilidad.

    ¿No se ha percatado que ese pueblo que nosotros querríamos que se autogobernara muchas de las veces es irresponsable hasta grados increíbles? es irresponsable consigo mismo, con sus familiares, con su comunidad de vecinos, con su ciudad, con su país y normalmente con el planeta.

    ¿Ese pueblo es el que quiere que se autogobierne? Mi respuesta es que sí, obviamente. Pero mi TEMOR surge de la pregunta: ¿estamos preparados espiritual, intelecutal y filosóficamente para ello? realmente, ¿no creen ustedes que antes que darle el poder a un niño hay que ayudarlo a crecer como adulto? y bueno, ¿dónde creen ustedes que está la humanidad hoy en día?

    Tal como ha sugerido el Sr.Trevijano en intervenciones televisivas (aunque con otras palabras), por ejemplo los españoles (por concretar en nuestro territorio político cercano) realmente no han conocido nunca una verdadera democracia, así que SE ENTIENDE QUE NI ansíen lo que nunca han tenido ni desprecien lo que ahora tienen. Mi pregunta es ¿y que harán si algún día tienen una democracia real? ¿están preparados?

    Sr. Aguilar, con esto no me estoy posicionando ni a favor de las mentiras de estado ni de los paternalismos ni en contra de la democracia real. Tan solo quiero intentar ser realista y preguntarme: ¿realmente los ciudadanos del mundo están preparados para ser responsables a nivel político? por favor… si posiblemente el 80% no saben ni la diferencia entre Congreso y Senado! por poner un burdo ejemplo, que no creo que haga falta un estudio serio para verificarlo.

    En resumidas cuentas: creo que los pueblos serán libres cuando estén preparados para serlo, no cuando usted, usted o yo les queramos dar la libertad. Y sinceramente… nos falta mucho (es mi humilde opinión).

    Un saludo!
    SERGI

  6. Thùlio says:

    Hola David: tu reflexión me aboca (conduce) a otra, en la que me debato intranquilo; ¿ley dictada a partir de la falsedad? ¿podemos llamar ley a la mentira? ¿ostenta el Poder la violencia legal, o la detenta? La resistencia a la ley mendaz ¿es legítima? ¿Es la democracia “más directa-participativa” la Democracia? ¿qué opinas de los tonos del blanco? Sin llegar a aquello de: “la Verdad, soy Yo”, ¿no consentimos lo inadmisible?
    Un Estado sustentado en la mentira ¿es un Estado? ¿Cuántos grados de Libertad existen? ¿Seguiremos confundiendo establo con Estado?
    Obviamente mis dudas se originan en los principios de MCRC, con la lealtad a una única verdad política.
    ¿Qué grado de eufemismo concedemos a sus “verdades”?
    Tratando de evitar un radicalismo estéril, ¿por qué aceptamos el yugo?, aún en su más liviana falsedad.
    ¿Es la mentira una excusa humana ante el compromiso?
    ¿Cuánto le ha costado a Antonio no doblegarse?
    Y por último, estoy contigo, la mentira separa al Estado de la Sociedad, pero ¿merece alguna Sociedad un Estado que le mienta?
    Saludos y abrazos a todos los Repúblicos

  7. J.M. Aguilar says:

    Querida Ana: usted ya es una de las nuestras. Por eso empiece a actuar por su cuenta. Predique la RC, luche por su libertad política, prescriba la abstención electoral y la rebelión fiscal, ahora que, después de haberla saqueado, le van a dar otra vuelta de tuerca para que siga pagando a los que la están robando. Cuenta usted con nuestra simpatía y nuestro apoyo. Y ¡ánimo!

  8. J.M. Aguilar says:

    Querido Sergi: no adopte usted la actitud paternalista, pues carece como todos nosotros, de libertad política. Ni usted ni yo podemos conceder la libertad, podemos, eso sí, luchar por ella. No se comporte como un chiquillo: no pida, no ruegue, luche por su libertad política, que es la de todos. ¡Anímese, sea valiente, hombre!

  9. J.M. Aguilar says:

    Querido Thulio: claro que no hay que aceptar la mentira del Estado de partidos. Predique, si cree en ella, la libertad de la RC. No dude tanto si tiene las ideas claras, actúe en su círculo social, predique, convenza, luche. ¡Adelante!

  10. José says:

    Sr. Sergi:

    En la película “Lo queda del día” (genialmente por Anthony Hopkins en el papel del mayordomo) y en una reunión de invitados del señor de la mansión, simpatizante del nazismo él y los invitados, uno de ellos quiere ilustrar a la concurrencia sobre la “falsedad de la democracia” y elige al mayordomo para hacerle unas cuantas preguntas sobre economía, política internacional, nacional, etc., a las que obviamente el mayordomo respondía con un lacónico “No entiendo de esas cuestiones, señor”. Ante la ignorancia del mayordomo el invitado dijo triunfante “¿Lo ven? Esa es la democracia, que las personas que no entienden de nada elijan a los que tienen que gobernar y tomar las mejores y mas acertadas decisiones para la nación”.

    Es obvio que las dudas por usted planteadas desembocan sin esfuerzo ninguno en las mismas conclusiones que el invitado al que no le gustaba la democracia.

    La respuesta a la cuestión estaría en saber si esa mayoría de gentes que con su voto elige o plebiscita gobiernos y partidos, es ignorante y poco amante de la libertad porque es así porque sí, por naturaleza, o porque el poder a través del Estado conscientemente las mantiene en la ignorancia y planifica la estupidez. Según la respuesta que nos demos a esa interrogante la cuestión planteada por usted toma un significado u otro absolutamente distinto.

    Salud

  11. sergi says:

    Estimado José, agradezco que haya querido matizar mi comentario anterior, destacando esa “doble cara” de la moneda de la democracia: el “deseo” de libertad y el “estar preparado” para asumir la libertad de manera responsable (aunque usted no lo ha expresado exactamente así).

    Antes de proseguir, decir que -como pedagogo que soy- creo firmemente en la capacidad del hombre para aprender y evolucionar hacia estados intelectuales, emocionales y sociales mayores, SIEMPRE QUE SE LO PROPONGA (tanto como individuo como especie). Aunque obviamente, los estímulos y las circunstancias hacen mucho. Así que no me identifico con el episodio fílmico que ha mencionado: al contrario, creo que el ser humano puede alcanzar (en un futuro lejano) cotas de responsabilidad y madurez política inimaginables hoy en día.

    Sin embargo, tal como usted muy bien descubrió entre líneas en mi primer comentario: yo no quiero una democracia (o como le quiera llamar al sistema político ideal) en el que la mayoría es “liderada” por unos cuantos. Y como no quiero eso, solo veo una alternativa: que TODOS los ciudadanos sean lo suficientemente maduros para tomar o apoyar decisiones bien tomadas, o para rectificar/criticar las mal tomadas.

    Y perdóneme usted si le molesta que diga que a mi juicio (TOTALMENTE subjetivo) la ciudadanía del mundo en general no está preparada para eso (A DÍA DE HOY), y creo que hay pruebas por doquier. En concreto el hecho que encabeza el artículo del sr. Trevijano: es una LEY (dice él) que desde siempre el poder ha tenido impunidad para mentir. Y que según mi juicio, es debido a la complicidad del mentido (ya sea por interés, por miedo, por “pasotismo”, por desidia o flojera, por falta de formación para ver la realidad o para defenderse, etc..).

    Y oigame… desde que mencionó la palabra “nazi” sepa que incurrió en la Ley de Godwin (http://es.wikipedia.org/wiki/Ley_de_Godwin) lo cuál es un poco prematuro, para ser el suyo solamente el séptimo comentario de este debate.

    A ver si vamos madurando y se pueden hablar las cosas sin descalificar al contertulio a la primera ocasión en la que se expone una tesis fuerte.

    Si yo creyera (que no lo creo) que la gente no debería tener responsabilidades políticas porque nunca estará preparada, no tiene porque llamárseme “nazi”. En todo caso, por favor, rebata la idea con argumentos. Aquí no estamos determinando la vida de nadie, estamos intercambiando y CONSTRUYENDO ideas.

    Un saludo.
    SERGI

  12. José María Aguilar says:

    Querido amigo Sergi: si de la “preparación” de los ciudadanos/niños, aunque entiendo que usted como pedagogo no pueda dejar de pensar así, depende la conquista de la libertad política, siéntese usted a esperar. Lo ha sugerido muy bien José, no espere, si no quiere desesperar usted, a que el Estado le conceda nunca la libertad política. Ésta no se espera sino que se conquista. No sea usted paternalista, ¡hombre!, el que sea pedagogo significa que tenga que ser usted un padre. Reciba un leal y cordial saludo revolucionario y antipedagógico.

  13. Isidro says:

    Sergi, los bebes nunca antes han caminado, pero cuando crecen lo hacen sin que nadie les enseñe.

    Que nunca antes hayamos sido libres, no implica que una vez lo conquistemos no estemos preparados para ello. Es más, el ser humano es la única criatura en el Universo preparada para tal tarea.

    No puedes intentar hacer saber a TODO el mundo en qué consiste caminar, cómo se hace,etc…una vez den los primeros pasos, lo harán solos

  14. AGT says:

    Queridos amigos, el problerma que estais debatiend fue resuleto por Kant, en el mismo sentisdo en que lo hace Isidro. Los pueblos estan mejor preparados para la democrcaia que los dictadores para la dictadura o los oligarcas para la oligarquía. El voto de un ignorante y el de un sabio son equivalentes porque de las urnas no salen más que sumas cuantita8ivas de fuerza. La cuestión no esta pues en los votantes sino en las ideas propuestas por los elegidos. La calidad del voto depende
    de la idea-fuerza del votado.

  15. José says:

    Estimado Sergi:

    En primer lugar la ley de Godwin nada tiene que ver en la mención del término nazi en mi mensaje anterior, en tanto que no es producto de un encadenamiento de juicios especulativos en el contexto de una discusión, sino derivada de un hecho objetivo: en la película, con cuyo pasaje yo ilustré mi comentario, el aristócrata inglés y señor del mayordomo, es realmente un entusiasta de la causa nazi, y la traje a colación porque la escena de la película expresa perfectamente el como toda discusión sobre lo bueno y lo malo de la democracia –haya o no haya nazis de por medio- deriva indefectiblemente hacia el argumento último de la ignorancia popular junto al de la maldad humana por naturaleza, hecho este incuestionable y contrastado ampliamente en la experiencia de muchos años, aunque ningún sabio se haya dignado a estudiar el fenómeno y elevarlo a categoría de ley sociológica.

    Los hombres, Sr. Sergi, se adaptan a todas las situaciones y pueden vivir como normal las situaciones más anormales, de modo que si hasta en un campo de concentración los hombres moldean su existencia a tan aberrante situación ¿Cómo no se van a adaptar en unas relaciones sociales marcadas por el dominio de unos cuantos sobre la mayoría? Si embargo esa adaptación es solo aparente y transitoria. Aunque el espíritu de supervivencia en la mayoría es más fuerte que el ansia de libertad, la Historia ha demostrado que ésta permanece tenaz e incorruptible en el espíritu de minorías irreductibles como expresión del espíritu humano universal. Si el hombre ha sido capaz de superar la esclavitud y la servidumbre como sistema social ¿Por qué vamos a dudar que un día se libere definitivamente de toda clase de dominio y opresión y entre definitivamente en el estadio de la libertad política? ¿Por qué no va a ser capaz de superar definitivamente la barbarie y culminar la carrera civilizadora?

    Y eso es lo que quería decirle. Lo determinante a la hora de analizar situaciones que tienen que ver con el reino de la libertad no es la naturaleza de los hombres, sino las situaciones a las que estos se ven sometidos. Los hombres son ignorantes porque el poder conscientemente los hace ignorantes a pesar del desarrollo físico de su capacidad mental para no serlo, y son sumisos a la tiranía en tanto no vean posibilidades reales de liberación. Esa es la misión de las minorías que escapan al ignominioso siempre igual del dominio y la ignorancia: plantear y liderar los caminos para romper el cerco de la servidumbre y del mal dominio.

    Por otra parte, y siempre según mi modesto entender, cualquier discusión sobre la conveniencia o no de la libertad humana, tiene el inconveniente de que en última instancia algunos escogidos han de guiar el rebaño para que no nos despeñemos por el precipicio y nos protejan del lobo, y como quiera que nadie tiraría piedra a su tejado dictaminando la oportunidad de su propia esclavitud, es obvio que quien quiera que cuestione la libertad lo hace porque -consciente o inconscientemente- se ve situado a sí mismo en el bando de los llamados a ser pastores.

    Salud

    P.D.- De todos modos he de considerar que después de leer el esclarecedor comentario de don Antonio nuestro pequeño debate se puede dar por zanjado, al menos en el fondo de la cuestión.

  16. sergi says:

    @isidro, con lo que dices me has hecho verlo de otra manera muy interesante, sí, estoy de acuerdo… si el bebé no intenta andar, nunca aprenderá a hacerlo, eso es obvio. Y parece muy aplicable al tema que nos ocupa. De todas formas, es muy discutible: todo en la vida no es cuestión de “intentarlo”. Por mucho que “intento” tocar la guitarra nunca me sale bien. Es decir, ojalá “aprender a tomar decisiones políticas” fuera tan sencillo como “aprender a andar”, ¿me comprendes?

    En este sentido, tampoco estoy de acuerdo con tu afirmación: “Lo determinante a la hora de analizar situaciones que tienen que ver con el reino de la libertad no es la naturaleza de los hombres, sino las situaciones a las que estos se ven sometidos.”

    Según mis conocimientos, puedo decir bastante convencido que en CUALQUIER asunto relacionado con “lo humano”, es DETERMINANTE la “naturaleza de lo humano”. Desdeñar este aspecto de la cuestión es -según mi opinión- ser demasiado “idealista”, “ingenuo”, “reduccionista”. A menudo siento que cuando se debate sobre política los contertulios se olvidan de los conocimientos que pueden aportar al respecto otras ciencias sociales como la psicología, la pedagogía, la antropología y la sociología. Perdóneme, pero si hablamos de política debemos tener en cuenta lo que dice la psicología y la pedagogía para poder avanzar en nuestras conclusiones. En este sentido, no entiendo porque barre de un plumazo las consideraciones sobre la naturaleza del hombre con un “lo determinante… “.

    @AGT. Me encantó su frase: “Los pueblos estan mejor preparados para la democrcaia que los dictadores para la dictadura o los oligarcas para la oligarquía.”. No podría estar más de acuerdo. Pero de ahí a inferir que alguno de ellos (ciudadanos, dictadores u oligarcas) están preparados para “algo”, ya no lo veo tan claro ;)

    Y bueno, lo de la calidad del voto… ¿qué sucede cuando no hay nada de valor para votar? Y aún más trágico: ¿está seguro de que los votantes siempre eligirán las mejores ideas de sus elegidos? ¿como se calibra lo “mejor” en estas situaciones? ¿al final acaba siendo una cuestión de intereses y de “fuerza de votos”, o peor aún: de “saber vender” mejor tus propuestas?

    Ya lo decían los romanos… “el arte de hablar y de escribir es el arte de persuadir”, y yo añadiría “de gobernar”.

    Les propongo un caso práctico: piensen en el polémico Plan Hidráulico Nacional de hace unos 5 años, que propuso la construcción de un “acueducto” para trasvase de agua entre dos ríos de España… según ustedes ¿en un sistema político maduro, cómo deberían de gestionarse este tipo de decisiones? no hago la pregunta con trampa… sinceramente me gustaría saber su opinión, porque yo no tengo muy claro que sea cuestión de ver quien tiene más votos, como si se tratara de nominar a un candidato en Operación Triunfo. ¿Si me entienden?

    Un saludo!
    SERGI

  17. sergi says:

    Por favor, no tomen a mal mis intervenciones. Soy consciente de que tengo la costumbre de revolver las brasas cuando veo que hay fuego, pero es solamente con la intención de BUSCAR (PROMOVER) el debate y la contraposición de ideas. En absoluto es con ánimo de ofender o entorpecer el buen diálogo!

    Me gusta tomar las ideas e intentar darles la vuelta y ponerlas en entredicho, para ver hasta dónde “aguantan”. A mí, personalmente, me ayuda a reestructurar y pulir mis ideas. Obviamente, siempre que se haga con tacto y buen gusto ;)

    Un saludo!
    SERGI

  18. José María Aguilar says:

    Querido Sergi: apreciamos sus intervenciones, pero tengo la impresión que, como suelen hacer los filósofos y en general los intelectuales y hombres de contemplación, da usted demasiados rodeos. Los asuntos políticos, por el contrario, exigen tener las ideas muy claras e ir directamente al grano, sin irse por las ramas, entre cuya frondosidad es fácil extraviarse. El elevado ideal de la pedagogía debe incluir la formación de ideas claras sobre las cosas de manera que los individuos puedan aplicarlas en el territorio de “la practica”, sin retrasar indefinidamente las conclusiones como parece usted sugerir, donde lo político debería ocupar, en el futuro, un primerísimo lugar. Reciba un saludo cordial.

  19. Javier Castuera says:

    Admirado maestro Antonio, no sé por qué algunos miembros del MCRC tiene acceso a la obra de próxima aparición y pueden comentarla en público y yo no he dispuesto de ella cuando suelo respirar el mismo aire.

  20. ereb says:

    Es un debate muy interesante, mis felicitaciones a los intervenientes.
    Amigo Javier, son los inconvenientes de los regímenes oligárquicos. Saludos.

  21. AGT says:

    Amigo Castuera, el unico que tiene el texto definitivo es Miguel R de P, porque lo está traduciendo al ingles para la misma editorial que publico A Pure Theory of Democracy. Pedro Gonzalez me pidio la parte referente a la Justicia. A Rafael Serrano, por deferencia a su trabajo como director del Diario, le envie una primera version,sin corregir, que ya está cambiada. Nadie mas conoce el libro. Gracias por tu interés.

  22. Adrián Rodríguez says:

    Hoy, Hungría es la nueva Grecia. Hace poco menos de un mes, la nueva Grecia era España.
    Echo de menos un artículo de don Antonio hablando de la evolución de la crisis.

  23. maria says:

    Queridos todos:

    La mentira no es aceptable en mis ideas.La mentira existe y se necesitan personas leales en todos sus aspectos para llegar a lo que se esta hablando en este blog.Si la mentira no existiese todo seria de otra fornma y con otro fondo.El poder ,(y todos ustedes lo saben),corrompe.El mundo,la politica, las relaciones humanas se basan en ideales pero en el fondo esta la mentira ,el oportunismo,el interes.Ojalá esto no existiese.

    Un Saludo

  24. José María Aguilar says:

    Queridos amigos en la libertad:
    El próximo día martes 8 de junio, a las 6 de la tarde, pronunciaré, en el Colegio de Médicos de Madrid (calle Santa Isabel, 51, en Atocha, junto al Museo Reina Sofía), una conferencia con el pomposo nombre de Historia de mis antepasados desde la Edad Media. Entre ellos algunos simbolizan grandes ideales de vida pública, y uno en particular, el ideal democrático y republicano. Estás invitados. Me gustaría conoceros personalmente.

  25. sergi says:

    Estimado J.M Aguilar no sé porqué pero acabo de recibir notificación de la publicación de su comentario #8 (no entiendo el retraso).

    Sea como sea, gracias por sus ánimos, pero mi problema no es de valentía, simplemente es que para empezar a caminar hay que saber a dónde quiere uno ir. Siguiendo con la metáfora del bebé que debe empezar a andar de Isidro (#13), y enlazándolo con su comentario, mi respuesta la tengo todavía más clara: tristemente, a mis 40 años, ando en un mar de dudas, acerca de la naturaleza del hombre, y sobre todo acerca de su futuro y la mejor manera de afrontarlo.

    Envidio su ímpetu y sus ideas claras, pero no soy de los de seguir sin conocer… ya no. El sergi religioso es algo del pasado ;)

    Pero ahí estamos, como ve, leyendo, compartiendo, construyendo ideas cuando se puede, para algún día -estoy seguro- pisar firme hacia una dirección oportuna.

    Gracias por su paciencia conmigo!
    Seguiré disfrutando de sus pláticas.
    SERGI

  26. JMGA says:

    Sergi, lo que el MCRC pretende es la constitución en España de un GOBIERNO CIVIL, representativo y con independencia de poderes. Así de simple.

    No es extraño que en España la expresión “Gobierno Civil” sea casi desconocida.

  27. Thùlio says:

    Cuando todo lo que se cuenta es en pasado, del que al parecer formó parte el relator, pero nada dice, de qué hizo para detener o remediar lo que denuncia, ¿qué sentido tiene responder a los aullidos de las hienas?

  28. J.M. Aguilar says:

    Querido Thulio: Las hienas son siempre hienas y comen carne podrida, pero su voz es como el canto de las sirenas. Más no se trata de entrar en colquio con ellas, sino de reducirlas a la domesticidad de la vida civil sin pedirles permiso, con independencia del imprescindible juicio de lo pasado.

  29. Javier Castuera says:

    Bueno, comprenderá que me pueda la impaciencia después de haber leído parte de “Ateismo estético. De la modernidad al modernismo”. Ahora espero su libro sobre política que supongo sin duda el más logrado por usted y el único que podrá dar luz a quienes pretendemos mantenernos en el equilibrio. Gracias Don.

  30. arancha says:

    Estimado don Antonio
    A riesgo de resultar prosáica en medio de tan elevado debate intelectual, como Adrian, yo también apreciaría un análisis suyo sobre la recesión.
    Creo que, al menos en lo que se refiere a Europa, es un tema que no le es ajeno. Revisionando sus intervenciones en “La Clave”, hallé un video en el que, a propósito del tratado de Maastrich, Pedro J.Ramírez y usted expresaban unas opiniones que, a día de hoy, resultan inquietantemente proféticas.
    Qué análisis hace usted sobre las causas y efectos de la situación actual y a dónde cree que nos dirigimos, especialmente los que formamos parte de la unión europea.
    Muchas gracias y un saludo

  31. sergi says:

    Análisis sin tapujos (para los que somos más o menos legos en el tema de sistemas electorales), de Gaspar Llamazares:

    Sistema electoral: ¿gobernabilidad o fraude?
    http://j.mp/9jA9K3

    Si no entiendo mal las aspiraciones del MCRC, ustedes están “más o menos” de acuerdo con la crítica del sr. Llamazares, no? (lo pregunto con afán de aprender). Si es así, es de nuevo alentador ver un signo de que hay más gente en España que siente lo deficiente y manipulador de esta “democracia” que estamos “sufriendo”.

    Un saludo!
    SERGI

  32. J. Sánchez says:

    Al 33

    Sergi

    No estoy de acuerdo con las críticas del señor Llamazares y presumo que el resto de compañeros del MCRC tampoco. Llamazares no se cuestiona la necesidad de un sistema electoral proporcional, es decir, un sistema electoral de LISTAS. A partir de ahí es imposible acuerdo alguno. Está demostrado que los partidos políticos no pueden funcionar de forma democrática, por lo tanto, si se les concede el privilegio de elaborar listas con criterios que solo a ellos competen, la consecuencia inevitable es que la oligarquización de los partidos políticos se extiende al propio sistema político, que nunca podrá ser democrático. Hay experiencia sobrada para saber que esto es así. Llamazares. IU, PP, PSOE, CiU, etc, etc, etc….están todos de acuerdo en lo sustancial, que es el mantenimiento de un sistema de LISTAS. Aceptado ese atropello, los matices, la mayor o menor proporcionalidad del sistema, las correcciones, escaños por provincia, etc…son una cuestión baladí con la que los políticos y los medios de comunicación quieren tenernos entretenidos. El sistema de listas es una calamidad.

    Un saludo

    Juan Sánchez

  33. Antonio M. Ballesta says:

    Feliz onomástica, don Antonio

    “La vida carece de valor si no nos produce satisfacciones. Entre éstas, la más valiosa es la sociedad racional, que ilustra la mente, suaviza el temperamento, alegra el ánimo y promueve la salud” Thomas Jefferson

  34. Clandestino says:

    Salvo algunas excepciones de dudosa legitimidad, como la ‘piadosa’, la mentira pretende inocularse como verdad en bastas colectividades de víctimas potenciales. No obstante como ocurre con las semillas, solo germinan aquellas que caen en terrenos propicios a su fin. La mentira en sí misma es perniciosa, pero solo tiene consecuencias negativas cuando engaña a sus víctimas.

    Mentir solo obtiene rentabilidad, siempre espuria, si logra engañar. Además esa rentabilidad ni siempre es plena o duradera. Ni todas las mentiras ni todos los mentirosos logran engañar a todos del todo ni por todo el tiempo. La proporcionalidad de su rendimiento dependerá del número de receptores con necesidad o interés por creerlas, o del número de personas con formación cultural, cociente intelectual y capacidad analítica para diferenciar lo real de lo virtual, a lo que habrá que añadir su fortaleza anímica o espiritual, para rechazar frontalmente todo tocomocho por bien construido que este se ofrezca, en una perfecta representación, que incluso pueda ser merecedora de una alta consideración o calificación artística.

    De lo que deduzco que sin obviar la cualidad bien contraria a toda ética, o a la moral, o incluso delictiva del embustero, y muy especialmente como instrumento adicional o sumado al poder del estado, las posibles víctimas tampoco somos del todo inocentes, desde la perspectiva de omisos ante la responsabilidad que asume todo individuo en el deber de acopiarse de la debida y suficiente información y formación para su debido procesamiento, que le impida tomar decisiones perniciosas para él y para el entorno social al que pertenece.

    La ignorancia no es eximente para asumir la responsabilidad de nuestros actos. Por tanto cuando en base a una mentira actuamos contra el interés y el derecho general, mediante el voto u otras formas de legitimar esa mentira, somos culpables de sus consecuencias. El voto es libre y cada cual lo ejerce desde su libre albedrío, pero cuando tiene consecuencias onerosas, degradantes o degenerativas socialmente, económica, políticas y culturalmente, y persiste en su mantenimiento, lejos de rectificar tanto mediante las urnas como manifestando disconformidad pública, se convierte en cómplice o colaboracionista, toda vez que deja el voto y la legitimación en la maniobrabilidad de la verdad, en minoría, reforzando la mayoría parasitaria que aleja totalmente la posibilidad del castigo político al mendaz que ostenta el poder, mediante las urnas. Entonces debemos orientar el castigo sobre el colaboracionismo concentrado en la ignorancia e intereses que lo sirve, contrarrestando con fruición y denuedo la cansina y repetitiva labor goebbelsiana de sus mercenarios mediáticos.

    En el caso de España y las mentiras sistemáticas del régimen de Rodríguez Zapatero, son especialmente peligrosas porque independientemente de que logren o no su objetivo de engañar, se les da curso y tratamiento de objetivo conseguido, dando por hecha y confirmada la idiocia general al serle comprado el voto en el ‘mercado mayorista’ de sus respectivos representantes, llegando incluso a ser promulgadas e impuestas algunas de estas grandes mentiras como leyes clara y bochornosamente, contra derecho. Así el régimen de Zapatero actúa caprichosamente desde el supuesto de que la gran mayoría es idiota en base a que sus representantes son sensibles a intereses criminales u opuestos a los de sus representados, permitiéndose omitir el deber de gobernar para dedicarse a la farsa de la estafa y el ninguneo total, convirtiendo a los medios y a la administración de justicia en muros de contención contra los débiles focos de rebelión, quejas o críticas, mediante el unte, la corrupción y la coacción. Esto convierte el problema Zapatero en legal y no político, puesto que su omisión con fines espurios y sectarios de poder y lucro, deben tener tratamiento jurídico por ser actos criminalmente gravosos y planificadamente dolosos contra el interés nacional, y por tanto excluidos o ajenos a lo político, cuyas formas, fin y objetivos deben ser ineludiblemente, todo lo contrario.

    Todo el esperpento cual felpa mugrienta del más oscuro Medievo, se desliza cómoda y libremente como una seda, muy por encima de la democracia y del estado de derecho, en tanto en cuanto que ni la oposición, ni el poder judicial, ni la rebelión ciudadana, ni ningún otro mecanismo democrático o garante del estado de derecho, ni están ni se les espera, dejando claras evidencias de que también son artes y partes de esa gran mentira criminal y organizada, que ocupa el estado.

    Un saludo.

  35. Alejandro Garrido says:

    Los interesados en adquirir el libro “Ateismo estético. Arte del siglo XX”, pueden hacer el pedido a traves de mi correo alexgarrido16(aquivalaarroba)hotmail.com.

    Un saludo a todos

  36. sergi says:

    Entonces sr.Clandestino (#40), resumiendo, usted viene a decir lo mismo que el sr. AGT acerca de lo universal de la impunidad para la mentira de los gobiernos de estado, no?

    Por otra parte no entiendo su ensañamiento con el gobierno ZP (al que encuentro que usted sataniza exageradamente) cuando precisamente de esa Ley Universal de Mendacidad se sabe que CUALQUIER gobierno (español también ;) es impune para mentir, y sabemos que han mentido.

    Yo no veo que el gobierno de ZP haya mentido menos que el de Aznar o el de Bush.

    Saludos!
    SERGI

  37. sergi says:

    Intersante: video en vivo de las sesiones de la Suprema Corte de Justicia de México (también llamado Tribunal Constitucional):

    http://200.57.144.93/SCJNSesiones

    En el día de hoy se habla de las responsabilidades “políticas-administrativas-judiciales” del caso de la guardería ABC de Hermosillo (Sonora-México) que sufrió un catastrófico incendio “accidental” en el que murieron 35 niños y unos adultos, hace un año. Y que parece que la “justicia” no acaba de determinar “responsables”. Cabe decir que la guardería obtuvo su “calificación técnica como APTA” sin merecerlo, por irregularidades administrativo-políticas. Y es necesario destacar que los propietarios de la guardería tienen lazos familiares con los ex-dirigentes del gobierno del estado. De ahí la apelación al TC.

    http://www.eluniversal.com.mx/notas/602964.html

    Upss… el pleno del TC acabó ahora. Mañana más ;)

    SERGI

  38. Aureliano García says:

    A ver si ponen la huelga general un viernes, pa irme a la playa.

    Mejor la pongan un jueves, y el viernes el Gobierno decrete puente.

  39. Clandestino says:

    sergi

    Por supuesto que estoy de acuerdo con lo que expone el Sr. AGT al respecto. De alguna manera, negar lo evidente es otra forma de mentir, además de hacer el ridículo.

    También lo estoy con su referencia a la generalización que convierte el estado en mentidero oficial y continuado, como forma de hacer ‘política’ destacando muy por encima de cualquier otra función o consideración. No obstante lo que Vd. aprecia como ensañamiento con zp, solo es la ciscunstancia de que es este señor el que ocupa la institución del Gobierno y no los otros que menciona, sumado al hecho de que la única habilidad por la que se caracteriza zp solo es apreciable en su capacidad de mentir, con mucha más dedicación e interés del que presta a cualquier otra de sus muchas responsabilidades que se le presupone en su cualidad de Presidente del Gobierno electo, y que por el contrario no son pocas las que omite suplantándolas con sus trolas habituales, apreciándosele mayor dedicación y disfrute, mintiendo que gobernando.

    No es nada personal y mucho menos ideológico. Me considero demócrata y mi única ideología son las garantías del estado de derecho. La mentira siempre lo es y como tal aunque quizas puntualmente permitible, siempre es ilegítima. Que otros gobernantes hayan mentido no legitiman las mentiras de zp, de igual manera que sus mentiras no legitimarán a otros. Como sufridores de sus consecuencias, tenemos el deber de denunciarlas y repudiarlas, salgan de quien salgan, evitando que se legitimen en la normalidad de suplantar a las políticas de servicio que pagamos. Política es gestión de gobierno y servicio, ejercida con la debida responsabilidad y decoro que se le presupone a un dignatario que nos representa. Mentir es estafar a los que pagan a políticos para que ejerzan la política.

    Mentir puede ser un recurso no legítimo, frente a la indiscreción onerosa o injuriosa, defensivo ante el miedo o el peligro, o delito cuando se utiliza con fines bastardos, especialmente desde los poderes del estado, incitando o induciendo a determinadas actuaciones comerciales, políticas o civiles, que resulten perniciosas, onerosas o peligrosas para amplios colectivos, o incluso para toda la nación. Ningún responsable público puede omitir sus responsabilidades de estado, amparándose tras la mentira en lugar de gobernar. zp solo ha hecho eso en los más de seis años como residente monclovita. Mentir, dañar y nada o muy poco más.

    Saludos

  40. José María Aguilar says:

    Queridos amigos repúblicos y republicanos:
    Os ofrezco como minúsculo obsequio las palabras con las que concluí el pasado día 8 de junio la conferencia que pronuncié sobre mis antepasados en el Colegio de Médicos de Madrid.
    “Algunos amigos y familiares me han preguntado a veces por los motivos que me llevaron a emprender hace muchos años esta prolija indagación en la historia familiar, es decir, qué representa para mí su estudio. Pues bien, tengo que decir que semejante tarea no es un simple entretenimiento ni un vanidoso capricho. La prosopografía, como los historiadores llaman a los estudios colectivos de miembros de una misma familia o familias emparentadas, que tomaron parte en alguna actividad política, económica o cultural, tiene un gran valor para entender la historia, pero este interés, debo confesarlo, solamente ha sido un pretexto para sumergirme en sus procelosas aguas, buscando en el pasado personajes que simbolizan un elevado ideal de vida. El régimen político imperante en España, este escandaloso sistema de partidos parásitos del Estado y de la Nación española, que monopolizan la vida política y secuestran la libertad, ha convertido al país en una especie de guardería para adultos. Es esta clase política de nuestros pecados remedo del pensamiento postmoderno, al que da igual una cosa que otra sin distinguir lo que es bueno de lo que es malo ni la belleza de la fealdad. En la sociedad que estos señores pastorean, a un trabajo casi siempre alienante, por que no suele proceder de la vocación al elegir el oficio o la profesión, sigue después un ocio trivial o degradante, que ha reemplazado en casi todas partes a lo creativo propio de los elevados ideales de las profesiones, de las ciencias y las artes, de la filosofía, la historia y la literatura, de la política, de la cultura o de la religión. A ello se une ahora un paro rampante y una crisis que es consecuencia y colmo de todos sus abusos.
    Los personajes a los que he dedicado particular atención encarnan algunos de esos ideales: el ideal militar de los defensores de la patria está perfectamente representado por los Ramírez de Lucena, los Quesada de Jaén y los Aguilar de Córdoba; el ideal democrático y republicano por Luis Antonio Pizarro, el ideal filantrópico, docente y religioso por su hija doña Carmen, el artístico y musical por Norberto y Juana, el intelectual y bibliográfico por mis bisabuelos Juan Gualberto y María Manuela, el eclesiástico y civil aunados, están representados en la figura de Diego Maldonado, así como el empresarial en los Fesser y el pedagógico en Rufino Blanco. En muchos de ellos el ideal de las profesiones liberales, la Medicina, la arquitectura, la ingeniería, el derecho. En fin modos de vivir significativos, basados en la lealtad, virtud democrática y cívica por excelencia y en el amor prójimo, la más alta de todas.
    Espero que algún día próximo veamos reemplazada esta monarquía recreativa, por una nueva, digna y creativa república constitucional, donde la libertad política y la separación del poder en el Estado sean principio de moralidad y cultura para toda la sociedad y para el propio gobierno. Deseo que pronto veamos proliferar en la vida pública personajes cuyas vidas estén consagradas a la realización de algún ideal, como la de estos antepasados con cuyas historias he querido entretenerles e inspirarlos.
    Ni la situación moral, económica y política, tan crítica, del presente, ni la sinceridad que he querido emplear en el estudio de quienes me precedieron, justificarían que escurrirse el bulto eludiendo algunas conclusiones que se me antojaron tan evidentes como inevitables.
    Aquí termino. Creo haber cumplido con el mandato del historiador que mencione al principio, tratando de unir con un solo trazo aquella vida legendaria e inspiradora de los muertos con la vida actual, tan llena de incertidumbre como de esperanza. Muchísimas gracias.

  41. Fernando Villamil (Axturcón) says:

    Estimado José María:
    Esa despedida me ha emocionado profundamente. Me hubiera gustado estar en su conferencia, pero Oviedo y Madrid aún se hayan demasiado lejos, sobre todo con las obligaciones familiares y laborales.
    Reciba un fuerte abrazo.

  42. J.M.ª Aguilar says:

    Querido Fernando: esa misma emoción sentí yo. La conferencia tenía lugar en el aula Gregorio Marañón del Colegio, que estaba completamente llena, así como el palco del piso superior. Imagínate. Después del juicio sumarísismo al que sometí al régimen de partidos prescribí la nueva República Constitucional para España como si se tratase del acto de proclamación oficial de la misma. Hubo personas que se emocionaron. Algunas se acercaron después a mostrarme su solidaridad. No obstante, una señora de la primera fila se levantó sobresaltada y, diciendo ¡qué horror, qué horror!, salió corriendo de la sala.
    La crítica al régimen actual debería ir siempre acompañada, a mi juicio, de semejante prescripción republicana, sin concesiones dialécticas, demostrando convicción absoluta en nuestra idea política, así como el ferviente deseo de su próxima instauración. La proclamación firme de nuestra fe y esperanza democráticas y republicanas servirá de estímulo e inspiración a otros. Y, de este modo, cada día tendremos más cerca la República Constitucional.
    Recibe un grande y emocionado abrazo republicano.

  43. AGT says:

    Querido Vicente

    El artículo es una banalidad modernitaria. Duchamp me desagrada. Uno de los principales degeneradores y vividores del arte plástico.

  44. J.M.ª Aguilar says:

    SOBRE EL ESTATUTO CATALÁN Y LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA.
    Se aprobó, en mala hora, el infame bodrio nacionalista, una concesión más del Estado de partidos a la oligarquía catalana, a ese conjunto de partidos nacionalistas y estatistas que desgobiernan y saquean a Cataluña y de paso a toda España. Este Estatuto constituye un paso más en el despiece de la nación española.
    Todo empezó con la llamada (mal llamada, a mi jucio) Constitución española de 1978. Un texto que supuestamente determinaba una estructura democrática del poder, pero que en realidad ni establecía la libertad política, ni separaba el poder en el Estado ni garantizaba la unidad de España, más bien todo lo contrario, ¿podía ser una constitución legítima para un país occidental, teóricamente libre, una vez terminada la dictadura franquista, en el área geopolítica de las llamadas economías de libre mercado?. En suma, a un documento antidemocrático, ilegítimo por tanto, después de más 200 años de constitucionalismo liberal, aunque solo ocasionalmente democrático, eso es verdad; a un texto liberticida, antidemocrático y disgregador de la Nación, puede llamársele Constitución?
    Pero, además, esta presunta (y presumiendo muchísimo) Constitución española de 1978, infringida sistemáticamente, que parece hecha para no cumplirse, puede ser el sostén de un régimen mínimamente legítimo y decente? ¿Acaso nadie sabe que una Constitución que se vulnera una sola vez, no digo ya las incontables ocasiones en que lo ha sido la malhadada del 78, es nula jurídicamente?
    Malditos sean esos malengendrados fetos, el “Estatuto” catalán y la “Constitución” española del 78, oprobio de la Nación española y escarnio de la dignidad democrática. ¡Basta ya! Revelémonos, luchemos por la democracia y la República Constitucional Española con todas nuestras fuerzas. ¡Viva la libertad, viva la democracia, viva la República Constitucional, viva España!

  45. J.M.ª Aguilar says:

    Perdón amigos: ¡Rebelémonos con b de burro pero revelémonos con v de verdad y la v de Revolución!

  46. Pered y Pered says:

    El domingo 20 de junio de 2006 los catalanes fueron convocados a referéndum por su parlamento autonómico para que aprobaran un nuevo Estatuto de Cataluña.

    El resultado fue el siguiente:

    La participación del electorado catalán se situó en el 49,91%.
    Votaron a favor del nuevo estatuto el 36,51% del censo, en contra el 10,31%. El 0,09 votó en blanco o nulo.

    Aunque la participación no alcanzó el 50% del censo electoral, La Generalitat, CiU, PSC e ICV se felicitaron por una victoria que, según Maragall, fue “rotunda e inapelable”.

    En aquel momento nadie, dada minoritaria participación y que solo el 36,51 por ciento del censo votó favorablemente el texto de nuevo estatuto, hablo de una crisis autonómica en Cataluña, pero hoy los catalanistas, los mismos que presentaron los resultados de aquel referéndum como una “victoria rotunda e inapelable”, si hablan de crisis de Estado. Es evidente que no saben lo que es una crisis de Estado.

    Antes de que se pueda producir una crisis de estado, así lo indica la historia, toca crisis de régimen.

    En un país verdaderamente democrático los resultados del referéndum del estatuto hubieran supuesto un fracaso sin paliativos de los proponentes, la sucesión de dimisiones hubiera tenido dimensiones astronómicas y, finalmente, tal resultado hubiera hecho reflexionar a toda la clase política.

    En Cataluña en particular, y en España en general, el régimen político vigente se pasa por el arco del triunfo los valores, principios, ideales y dogmas de la Democracia en beneficio exclusivo de la clase política, pues es ella, y solo a ella la que el estatuto pareció interesar. Desconocemos la voluntad política del electorado que no acudió a las urnas, ese 50,09% de catalanes con derecho a voto que se abstuvo. Lo que si sabemos es que la clase política catalana se apropió indebidamente de sus votos y cantó un “gloria et magnificat” que no le correspondía pues tenía que haber presentado la dimisión.

    EL Tribunal Constitucional de España tiene la misma legitimidad democrática que ese estatuto de Cataluña que fue aprobado con el voto del 36,51% de los catalanes.
    Un tribunal que es trasunto pseudojurídico de los partidos políticos. Sus miembros, designados en proporción la presencia en el parlamento nacional por los partidos políticos. No hace justicia, pues no es independiente del poder político, hace política revestida de formalismo “juridificante”.

    La falta de legitimad y garantías democráticas del Tribunal Constitucional no puede ser el ariete de los representantes de los partidos políticos con presencia en el parlamento de Cataluña en contra de la sentencia de ese Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña, pues esos mismos partidos y sus representantes en las instituciones políticas de Cataluña adolecen de igual falta de legitimidad y de garantías democráticas.

    Tampoco pueden esos partidos reclamar el apoyo del pueblo de Cataluña, pues cuando el pueblo de Cataluña debió pronunciarse lo hizo, en el referéndum, cuyos resultados no resisten la criba de los mínimas y elementales principios democráticos.

    Nuevamente la clase política catalana, reclama la presencia del pueblo en la calle en defensa de un estatuto que en una Democracia COnstitucional nunca hubiera entrado en vigor. Volverán a llenar las calles y plazas de toda Cataluña con manifestaciones que convocarán las instituciones políticas catalanas con los mismos medios y los mismos métodos que, no hace tanto, se llenaba la Plaza de Oriente.

    En este caso, los catalanes en particular y en general todos los españoles, somos víctimas tributarias de leyes injustas, no democráticas, y de una clase política sin el más mínimo escrúpulo, dispuesta siempre a manipular a la opinión pública a través de unos medios de comunicación sumisos, acríticos y agradecidos a las prebendas, camuflando sus derrotas políticas y ocultando sus corruptas vergüenzas.

    A todos los españoles nos interesa la democracia, no este régimen que se autoproclama democrático, que en realidad es el gobierno de las oligarquías de partidos financiados por el Estado e incrustados en la inseparación de poderes. Así las cosas, los amantes de la libertad no podemos responder a sus convocatorias más que con el desprecio y la activa abstención.

  47. Thùlio says:

    La mendacidad no es término que describa la riqueza de facetas que contiene.
    Creo que desde aquel: “Españoles… Franco… ha muerto”, hasta el reciente ejemplo de sentencia sobre el Estatuto catalán y las manifestaciones resultantes, todo es falsedad e impostura.
    Franco lo dejó todo atado y bien atado, no sólo por imponer su Jefe del Estado, sino por precognición, porque advirtió la incapacidad y falsedad de quienes le sucederían. Seguimos sin libertad política, sin democracia, sin coherencia y sin futuro.
    Nadie de quienes “cocinaron” las leyes posteriores se anticiparon al tiempo, nadie calculó las nefastas e indignas consecuencias de su mendacidad.
    Que hubiera técnicos -catedráticos constitucionalistas, administrativistas, sociólogos o doctores- no conducía al éxito político. Docto no equivale a verdadero.
    Una Constitución no es un cuerpo legal de artículos, es un compromiso nacional de convivencia y la española nació con un Título VIII (por poner un ejemplo) de rencillas y discriminaciones consentidas, que conducen al fracaso ineluctable.
    Esa ruina, evidente, no es ajena a la falsedad de los ponentes, sino ínsito en ellos, que jamás creyeron y defendieron la democracia, sino la usucapión del poder mediante su mendacidad.
    Ante un sistema asfixiante como una dictadura, una bocanada de aire es un hilo de esperanza, pero acabó cuando interiorizaron la ausencia del General y supieron, que ahora ellos tenían lo que criticaron: las herramientas y recursos para ocultar la libertad, la igualdad, la justicia y lealtad a un Pueblo. El BOE sigue siendo idéntico a 1969 ó 1975, sigue publicando nombramientos indignos, adjudicando privilegios, ocultando estafas, encubriendo mentiras y exaltando inútiles.
    Igual que con Franco, nos gobiernan sucios trileros con apariencia de justicieros.
    Mañana, con nuevas acusaciones de agresión, cada cual buscará cómo engañar al vecino, a su paisano, imputándole previos desprecios y envidias.
    No hay “catalanofobia”, si no hay “primus inter pares”; no hay quejas, si no hay privilegios.
    Reconocer “marcas carolingias” o taifas en el S.XXI es una nueva falsedad al Pueblo. No quiere, éste, división, sino lealtad y verdad. Mal resolución da el TC con una traición a la verdad y a la Democracia Constitucional. Pero… qué se puede esperar de quienes deciden por nepotismo e intereses aviesos y no por mérito y dignidad.

  48. Carlos Domínguez Casado (Ramsés) says:

    Hola a todos:

    Isidro Fuentes está participando en el concurso “EL CANDIDATO” en la cadena Intereconomía para ser tertuliano en el programa “El Gato al agua”. Creo que debemos apoyarle porque está presentando nuentras ideas. Gane o pierda creo que es un gesto muy valiente. ¡¡ANIMO ISIDRO!!

  49. Pablo says:

    Canción del que no quería mentir

    Hemos de procurar no mentir mucho.
    Sé que a veces mentimos para no hacer un muerto,
    para no hacer un hijo o evitar una guerra.

    De pequeña mentía con mentiras de azúcar,
    decía a las amigas: “Tengo cuarto de baño”
    —mi casa era pobre con el retrete fuera—.
    “Mi padre es ingeniero” y era sólo fumista,
    ¡pero yo le veía ingeniero ingenioso!

    Me costó la costumbre de arrancar la mentira,
    me tejí un vestido de verdad que me cubre,
    a veces voy desnuda.

    Desde entonces me quedo sin hablar muchos días.

    Salud y República

  50. Consuelo Galán says:

    Enhorabuena a Isidro por su participación ayer en Intereconomía. Estuvo fantástico.

    Saludos a todos

  51. Jesús Escós says:

    Enhorabuena Isidro por tu intervención en Intereconomia y por la contundencia con que defendiste los principios del MCRC, a pesar de las dificultades que te pusieron, tanto el supuesto jurado como el presentador, además de lo tendencioso (ideologico)que fue el progragrama.

  52. Consuelo Galán says:

    Querido José María: Yo creo que debería explicarnoslo él con más detalles o decirnos como podriais verlo los que no lo hayais visto. Fué en El gato al agua, lo encontré por casualidad huyendo de la nauseabunda televisión de los Viernes noche, me llevé una grata sorpresa.

    Querido Isidro: Cuando vayas a hacer otra vez un acto de tanta valentía avisanos. Si lo hubiera sabido todo el MCRC te hubieran votado lo mismo que hice yo y no hubiera ganado Blas Piñar que sí tenía preparado a los suyos, aunque el jurado estaba predipuesto para él. Seguro que tu continuidad en el concurso sería un hecho. Aunque creo que tu objetivo lo conseguistes con creces. Estuvistes genial.

    Te agradecería que lo explicaras en primera persona para los compañeros que no tuvieron la dicha de verte. Aunque el programa fué largo dinos si hay algun vídeo o si lo vuelven a emitir en diferido.

    Saludos repúblicos a todos

  53. Isidro says:

    Consuelo, ¿no estas en el grupo MCRC de Facebook?. Le envié un mensaje a los más de 900 miembros sobre mi participación en el programa.

    Sobre el programa en sí, no dió tiempo a que me llegara un piloto a mi domicilio y partí a Madrid sin saber cómo era. Pensaba en que iba a debatir con los otros candidatos, pero cuando comenzó me di cuenta de que allí se iba a concursar mucho(después de todo era un concurso), y a debatir poco. Entonces decidí que yo no iba a concursar, sino a exponer todas las cosas que pudiera sobre los ideales que mueven al MCRC, etc. Y eso es lo que hice.

    No llevé documentación, y me arrepiento de ello, porque se me pasó por la cabeza llevar la carta al director de Mess no publicada en El Mundo, pero luego llegué con el tiempo justo y no pude imprimirla. Yo leo esa carta ahí, y se funden los focos del plató. Pero creo que el objetivo mínimo está cumplido, poner en el mapa al MCRC para unas cuantas miles de personas que no lo conocían.

    Saludos

  54. Consuelo Galán says:

    Querido Isidro: Estoy muy limitada en esto de Internet pero voy aprendiendo a pasos agigantados. Claro que estoy en Facebook pero no me llegó ningún mensaje. ¿Defecto de la tecnología?

    Lo justo hubiera sido un buen debate. Pude percibir en tí que no estabas concursando y lo importante era que el MCRC sonara en TV Siento que no te diera tiempo de imprimir y poder leer la extraordinaria carta de Mess. Se hubieran fundido muchas mentes no sólo los focos del plató.

    Me siento muy orgullosa de mis compañeros del MCRC.

    Saludos repúblicos

  55. Isidro says:

    Efectivamente, esa es la carta que pensé en llevar y no hice. Si hubiese sabido como era el formato del programa, hubiese llevado mucho más material(no llevé nada), y ya en directo tenía la opción de leer lo que me pareciese. Pero esa es la novatada que tenía que pagar. Esta experiencia ‘mediática’, me ha enseñado que lo mejor es llevar material, y luego lo utilizas o no.

  56. Iván Escobar (Crítico) says:

    Isidro, eres un valiente y me apena mucho no haberte visto en directo (hubiese cosido el programa a SMS). Un abrazo.

  57. pedro says:

    ¡Hola, repúblicos! Hace tiempo que he perdido el entusiasmo por este MCRC, no así mi admiración por su fundador. En mi modesta opinión, las ideas,y más cuando son en si mismas revolucionarias, hay que llevarlas a la práctica, a la calle, y no quedarse acartonado en una política de salón o de camarilla. Está en juego la libertad política de los españoles, su futuro. Yo me ofrezco, en compañía de más de tres repúblicos(+de 3 ya es multitud), a iniciar una campaña diaria de información de este movimiento en la calle, y de protesta. La ideas prácticas, como el movimiento, se demuestran ejercitándolas. Es un deber denunciar este régimen corrupto a quien aún no lo conoce de verdad, por pura dignidad y soilidaridad, además de egoísmo común.

Los comentarios están cerrados.