PROCESO REPUBLICANO

Cuando tratamos de la materia civil y la forma política de la República Constitucional, lo hicimos desde un punto de vista estático. El esquema y el proceso republicanos consideran esos asuntos desde la perspectiva dinámica de los cambios sociales. Pero no al modo brusco o subrepticio de los golpes de estado o pactos de gobierno. La mal llamada Transición española no fue un proceso, sino un golpe incruento de poder, que pasó de la dictadura a la oligarquía de partidos con libertades otorgadas.

Las verdaderas transiciones, relativamente lentas, son procesos impulsados por las derivaciones de un principio rector que las pone en marcha en el seno de la sociedad. Al ayudar el proceso a la polaridad ideal que lo crea, se ayuda a sí mismo, para eliminar, evitar o paliar los choques que la implantación de un nuevo poder produce en su conflicto con las estructuras del poder establecido, o sea con la polaridad contraria. La II República no llegó como final de un proceso, sino como ocupación repentina del vacío de poder ocasionado por la precipitada huída del Rey.

Los procesos políticos son progresivos o regresivos, según sea la naturaleza liberal o reaccionaria de los mismos. La Transición fue progresiva en materia de libertades personales, y regresiva en la conciencia de unidad nacional de España. Y no en virtud de un proceso civil, dirigido por el principio rector de la libertad, sino por un proceso estatal dictado desde arriba a los gobernados.

El proceso consiste en las derivaciones sucesivas de lo principiado en virtud de la acción de un principio. El obrar sigue al ser (“operari sequitur esse”). El modelo es el proceso judicial, que arranca con una petición de justicia. Mientras que en lo procesionario, como la Transición de la dictadura al Estado de partidos, el ser siguió al obrar (“esse sequitur operari”). Lo fundamental en ella no han sido los principios, sino los agentes individuales de poder sobre cosas y personas, así como la discontinuidad de la acción. Precisamente, lo que define la procesión de autoridades y no al proceso civil de la libertad.

El fundador de la filosofía de procesos, Whitehead, unificó en la teoría de las entidades actuales los dos tipos de proceso. El que va de lo actual a lo meramente real, fenómeno de concreción del poder, como el proceso estatal de la Transición española, y el que va de lo real a lo actual, fenómeno de transición a la virtualidad de lo real (libertad), como el proceso republicano. Solo en este último tipo de proceso se produce un cambio de estado en relación con la situación de poder anterior.

A diferencia de lo que sucede en el campo de las cosas, donde la destrucción es mas fácil que la construcción, en virtud del poder universal de la entropía, las sociedades humanas encuentra menos resistencias en el proceso de construir, que en el de destruir lo prejuicios e intereses de la actualidad meramente real, siempre realimentada por su capacidad de generar energía (negantropía).

Gramsci fue consciente de este peculiar fenómeno de las estructuras de poder no derivadas de la libertad política. Sin ser leninista, ante los acontecimientos de la ocupación obrera de las fábricas, concibió el doble poder, en competencia con el estatal, como principio rector del proceso que unificaría el poder social y el poder político en un futuro Estado socialista. Las enseñanzas negativas del leninismo y del gramscismo evitan que la izquierda del siglo XXI pueda caer en el error de sustituir, por el de igualdad social, el principio de libertad política, como único rector del proceso republicano. El esquema que orientará el proceso republicano garantiza, tanto en su fase destructiva de la servidumbre voluntaria, como en la constructiva de la libertad constituyente, la lealtad a este principio rector de la libertad.

Por esta razón, la teoría pura de la República Constitucional se ha basado en la distinción radical entre el problema de la libertad política, que la democracia representativa resuelve a plena satisfacción, y los conflictos ideológicos que la procuración de la igualdad social hace surgir en las clases y categoría sociales opuestas, y cuyas mitigaciones o soluciones parciales son asuntos que corresponde tratar según los programas de cada gobierno de mayoría absoluta.

28 thoughts on “PROCESO REPUBLICANO

  1. José Antonio Espinosa says:

    Destaco dos cuestiones,

    El termino transición implica necesariamente cambio, el efecto de pasar de un realidad a otra. En esta materia se ha distinguido especialmente Don Antonio, en su obra pone de manifiesto con todo rigor que no se produjo una verdadera transformación de un estado totalitario a una democracia. Es cierto que se produjeron variaciones pero no las suficientes para calificar como democracia al oligopolio. No me extiendo más porque me remito a la teorización del maestro.

    En segundo lugar, el estado que plantea este movimiento tiene una característica claramente diferenciada de otras concepciones. Se trata de entender el estado como una organización al servicio de la resolución de problemas concretos,

    “la teoría pura de la República Constitucional se ha basado en la distinción radical entre el problema de la libertad política, que la democracia representativa resuelve a plena satisfacción, y los conflictos ideológicos que la procuración de la igualdad social hace surgir en las clases y categoría sociales opuestas”

    en clara contraposición al actual estado de partidos, que centra sus esfuerzos en la continua creación de nuevos problemas, perpetuando y enquistando los conflictos básicos.

    Las cuestiones que se planteaban en España hace veinte años son las mismos que sufrimos hoy.
    La monarquía no ha solucionado ninguno, la ineficacia del sistema solo le puede conducir a la desaparición.

    Un abrazo.

  2. Isidro says:

    D.Antonio:

    Usted ha inventado el ‘separador’ de libertad e igualdad.Y así como los componentes de una bomba,cuando estan separados no tienen peligro alguno,si se juntan ya sabemos todos lo peligrosos que pueden ser.

    La República Constitucional será el recipiente que contenga esos dos elementos,pero será mágico,pues ese recipiente estará hecho de una materia tan noble,y tendrá una forma tan peculiar y única,que hará imposible que sus elementos vuelvan a mezclarse sea como sea y pase lo que pase.

  3. David Serquera says:

    Demoledor:

    “El fundador de la filosofía de procesos, Whitehead, unificó en la teoría de las entidades actuales los dos tipos de proceso. El que va de lo actual a lo meramente real, fenómeno de concreción del poder, como el proceso estatal de la Transición española, y el que va de lo real a lo actual, fenómeno de transición a la virtualidad de lo real (libertad), como el proceso republicano. Solo en este último tipo de proceso se produce un cambio de estado en relación con la situación de poder anterior.”

    Un saludo desde Angra do Heroismo capital de la isla de Terceira, lugar de encuentro de rutas maritimas y ciudad de la que partio la revuelta liberal portuguesa de 1828.

  4. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    En los avances o procesos hacia la República no es asunto baladí disponer cuál será el actante y cuál será el paciente del sequitur, pues que obedecer se nombrar en latín con el derivado obsequitur. Como bien vislumbró Livio, la República no hubiera llegado si las “virtutes” republicanas no hubiesen triunfado sobre los “vitia” de los reges, que para Livio habían convertido a sus partidarios en vafer ( astuto ), stelio ( camaleón ), foedifragus ( rompetratados ), y perfidus ( en cuanto transgresor de la fides ). Y es curioso que con estos vicios de los enemigos interiores Roma los va a percibir a sus enemigos exteriores, principalmente Cartago. Otra vez la vida externa vista desde las categoría de la vida interna. ¡Quién le iba a decir a Aníbal que iba a ser visto como un antiguo rey etrusco, o príncipe etrusco! Es así que en el proceso a la República, implacablemente señalado por Trevijano, obrarán tanto los aspectos intelectuales y conceptuales ( las formas ) como los morales ( lo que Séneca llamaba materia ). Y también las matemáticas de Whitehead, claro. Como todo humanista que ha estudiado en el Trinity College. Al lado hoy de los almacenes Harrods…Pobre y amada Inglaterra.

  5. Vicente Carreño Carlos says:

    Queridos amigos y amigas, don Antonio:

    Esta mañana por fin he podido enviar a nuestro editor, Francisco, el DVD con la grabación del segundo acto organizado para Don Antonio en Totana. Se trata del Encuentro con jóvenes estudiantes de bachiller del Instituto Prado Mayor.

    El acontecimiento resultó ser de gran interés por el tipo de auditorio,(los propios jóvenes y profesores del departamento de humanidades), el contenido del discurso, los presentadores del acto (Juan José profesor del Instituto y Oscar, miembro del MCRC) y las innumerables preguntas que pusieron sobre la mesa los muchachos. Todo esto ocurrió en la mañana del 20 de Abril, y tuvimos la sensación de ver al maestro como pez en el agua disfrutar de juventud, sintiéndose joven, y sobre todo, cabalmente comprendido por los estudiantes.

    Todo esto me hace pensar que debemos volcarnos en las instituciones de enseñanza, en la juventud pues el discurso y el pensamiento del Maestro es mejor comprendido por la mente joven.

    Ruego que disculpéis este paréntesis, pero deseaba compartir con vosotros la noticia de haber conseguido la grabación del encuentro, para ponerla a disposición de Francisco y de todo el MCRC.

    A todos un abrazo cariñoso.
    Maestro: ¡ Va por Usted!

  6. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 1

    Querido Jose Antonio

    Ya tendras ocasiones de aplicar la teoria de la libertad politica, que no es teoria del Estado, a los analisis de las noticias de actualidad. Es entonces cuando podremos apreciar el grado de adecuacion de la teoria a las explicaciones de la actualidad meramente real. Yo no me elaborado una teoria del Estado, como organizacion, cuyas funciones pueden variar sin que deje de ser el monopolio legal de la violencia (Max Weber).

    Escribiré un ultimo artículo, para exponer que la construccion de la teoria la considero terminada, y que en consecuencia mi blog debe transformarse en el Diario de opinion del MCRC. Por eso debemos aprovechar las vacaciones para ir diseñando numeros ceros, y el Diario pueda editarse con garantias de continuidad en la 1ª semana de septiembre. Me preocupa la brusca interrupcion de mis articulos en el Blog, pero todos me dicen que eso no tendrá trascendencia en los seguidores del MCRC. Yo era partidario de ir publicando los numeros ceros del Diario, a fin de todos opinaron sobre su dfiseño. Pero los periodistas con experiencia me aconsejan que no aparezca el Diario hasta que no tenga el formato definitivo. Y He seguido su consejo. Por eso insisto en que todos los que quieran, puedan y sepan escibir bien, colaboren desde ahora misma en la formacion del equipo de columnistas. Pues los comentarios a los articulos del Diario se haran del mismo modo que ahora en mi blog.

  7. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 2

    Querido Isidro

    Sigues sorprendiendome con tu facilidad para aclarar con imagenes plasticas los contenidos intelectuales de una teoria. Eso tiene precio de oro en los analisis literarios de la actualidad politica. Hasta pronto.

  8. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 4

    Querido Martin Miguel

    Tito Livio es inagotable. Debemos actualizar el adjetivo perfidus para los comportamientos de la clase politica en el Estado de Partidos, pues nadie tiene fe en nada, salvo en el poder por el poder. Te repito la esperanza de este MCRC en tus aportaciones al Diario. Hasta pronto.

  9. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 5

    Querido Vicente

    Siempre nos das alegrias. Eres un veterano de la libertad. Pionero del MCRC, ves en la juventud a nuestra anima mundi. Tu formidable tarea pasada anuncia la que haras en el futuro. Abrazos y recuerdos a los amigos de Totana. ¿Por qúe no da señales de vida Juan José, que tan preciosa y cultamente me presentó a los estudiantes? profesor

  10. Jaime says:

    Estimado Antonio:

    Puede dejar de preocuparse por el hecho de que se interrumpa la aparición de sus artículos en su “blog”. Por supuesto, sólo puedo hablar por mí, pero creo que no me equivoco si digo que todos los asiduos lectores de este sitio en la internet no van a dejar de pronto de creer en los principios que justifican el MCRC ni a olvidarse de la tarea que hay que realizar. Por mi parte, quiero colaborar en ese diario, pero no tengo tan claro que sepa escribir bien según las exigencias de una publicación que tiene que ser ejemplar en todos los aspectos, también en el del estilo y cuidado de la lengua. Lo que sí sé es que seré un buen lector, pues no sólo leeré, sino que pensaré en lo leído y seguiré difundiendo las ideas expuestas por usted aquí y en sus escritos anteriores.
    Un atento saludo.

  11. Jaime says:

    A propósito de la última frase de mi última intervención, qué difícil es encontrar personas dispuestas no ya a discutir, sino tan siquiera a escuchar los argumentos que construyen la teoría de una República Constitucional. El ámbito en que difundo las ideas construidas y expuestas por D. Antonio es el de mi lugar de trabajo, compuesto por ingenieros y economistas. Hasta ahora sólo he recogido la sonrisa escéptica de superioridad del que se cree en posesión de toda la verdad (que son legión, al parecer)o la cara de asombro que se torna al poco en compasión, como si de pronto me viesen como alguien que hubiese perdido el juicio y no me reconociesen… Así están las cosas. Mucho hay que trabajar para que estos mismos que hoy se burlan o se sorprenden, puedan disfrutar mañana de la libertad política de la que nunca han gozado. A veces no puedo evitar preguntarme si la querrán o si sabrán qué hacer con ella.

  12. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 10 y 11

    Querido Jaime

    No me precupa la lealtad a sus conviciones, que es una adquisión permanente de los miembros del MCRC, sino la continuidad en su formacion de militantes de la libertad politica. Tengo ls experiencia de lo que sucedio cuando me opere de la cadera. Hemos tardado seis meses en recuperar el nivel de visitas de entonces.

    Si escribes siempre con la claridad y sencillez de tus comentarios, estas dotado del estilo que necesitamos en el Diario. Envía a Francisco alguna reflexion de actualidad para los numeros ceros.

    Lo de tus amigos y compañeos es un fenómeno general. No piensan por sí mismos, porque no ven la realidad con sus propios ojos. Ven y piensan como la manada confiante en su pastor. A ellos solo los instruirá el acontecimiento, es decir, como Homero decía de los idiotas o imbéciles. Y ese día te diran que siempre pensaron como tu. Hasta pronto. Abrazos y gracias por tu esfuerzo.

  13. Hortensius says:

    El Maestro Trevijano nos brinda en este artículo las más puras esencias de su pensamiento político con significación vital para los republicanos.

    Lo que él nos ofrece en sus ceñidos trabajos es la sustancia de un pensamiento contenido en una caja de cristal. Los temas más complejos, expuestos en un lenguaje cenital. La profundidad hecha claridad mediterránea. Pero esa meridiana nitidez es lograda siempre sin detrimento de la profundidad. Sus escritos políticos no son trabajos de divulgación, son pensamiento en estado puro. Si alcanzan una divulgación máxima, es porque su fuerza expansiva dentro del mundo de ideas y su transparencia de forma realizan el milagro.

    Pues no deja de ser un milagro esas ideas cargadas de densidad y flotando en una despejada atmósfera de expresión, en donde no hay nubes que corten la luz ni temperaturas de congelación. Por eso, podemos estar orgullosos de Trevijano, como el más firme terreno para asentar nuestro propio pensamiento político.

  14. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 13

    Querido Hortensius

    No sabes como agradezco tus palabras, cuando los más creen, o fingen creer para no considerarse concernidos, que mi pensamiento es obscuro o nada facil de comprender. Nunca lo he pensado. Pero sucede que mi estilo de expresion no es academico como el de los profesores, ni ligero como el de los periodistas. Requiere ser leido con atencion, pues nunca uso frases hechas ni me ocupo de las apariencias de los fenómenos.

    Ahora os toca a vosotros poner las ideas de la Republica Constituiconal al alcance de los menos
    cultos o de mente indisciplinada. Ya te he dicho que tienes una prosa rica de vocabulario y de correcta expresion literaria. Creo que te será
    facil analizar las noticias de la actuialidad desde el punto de vista de la libertad politica y la democracia. Desde luego cuento contigo para el Diario de opinion. Una plataforma que será mas eficaz cuento menos personalizada esté en torno a mi persona. El ideal sería que mis ideas pasen a ser opinion publica sin que se sepan que son mías. Y tu puedes ser un vehiculo ejemplar de la objetivacion del sistema de pensamiento que constituye la base cultural de nuestro MCRC
    Para seleccionar un equipo de columnistas hemos
    creido necesario diseñar varios números ceros. Y creo que sera agradable para ti la posibilidad de que te expresas con libertad sobre los temas de la actualidad. Gracias por tu apoyo. Y, con un fuerte abrazo, hasta pronto.

  15. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 3

    Querido David

    Disfruta de tu momento. No sabía que de la isla Terceira partió la revuelta liberal de 1828, a pesar de que el nombre de su capital debería haberme hecho la pregunta sobre ese heroismo. Te esperamos para nos ayudes en el formato del Diario del MCRC en Internet. Recuerdos cariñosos a Sonia. Hasta muy pronto. Un abrazo.

  16. Francisco Peñas says:

    Querido Martin-Miguel: Como es domingo,creo
    podemos distrarte un rato de tus ocupaciones. En el MCRC, siempre tenemos en cuenta a la Republica Romana, para enriquecernos en nuestra tarea de instaurar la RC en España. En ese sentido y dado nuestro desconocimiento, nos gustaría no propusieras un pequeño cursillo, de lecturas para entender su esencia.
    Una de las corriente de opinion actuales es la veneración del munco arabe-islamico como portador de una cultura salvadora del occidente-cristiano, en contraposición con la opinión del que el mundo occidental-cristiano es la fuente de todos nuestros sufrimientos:
    De donde bebe esta corriente
    Donde esta su talon de Aquiles
    Que intereses la promueven
    Cual es nuestra insuficiencia o error.
    Gracias y si no tienes tiempo lo comprenderemos, Hasta pronto

  17. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Estimado Francisco Peñas: La religión está en el transfondo de las civilizaciones y opera como una inspiración o revelación de naturaleza remota o distante ( transcendente ) cuyo contenido va actuándose en la historia en varios modos a lo largo del tiempo,y dado que en un momento como el nuestro, Oriente y Occidente se van a tener que encontrar, en virtud de masivos desplazamientos inevitables que impone la Historia, en víspera de encuentros masivos, cotidianos, intensos y confusos, estoy convencido de que sólo un diálogo interreligioso puede conjurar el desastre. Un diálogo entre civilizaciones no tiene en sí sentido, si no hay un acuerdo entre las religiones. La civilización sólo es la cáscara. El problema está en las religiones que con ánimo evangelizador o apostólico abordan a las otras civilizaciones practicando una intro-misión en los códigos morales y en la propia mundivisión que cortan gravemente la digestión de la civilización-recipiente y causan una peligrosa interferencia de la vida propia. La catástrofe puede llegar si sacerdotes de uno y otro lado no predican el respeto, si sacerdotes de uno y otro lado no dejan claro que se puede llegar a la misma salvación desde distintas culturas religiosas. Creo, sinceramente, que aunque mi análisis pueda resultar anacrónico y pueda retrotraenos al siglo XVI estamos más ante un problema religioso que político. No es un crimen que los sacerdotes de cada religión se porten en un mismo territorio como “guardianes de las almas de su gente”, el crimen radica en que se quiera imponer unas formas a la sociedad entera. El ejemplo de la República Romana es en este sentido totalmente descorazonador; persiguió a las religiones “ajenas a la patria” con mucho mayor rigor que los emperadores. Los romanos llamaban superstición a lo que no era estrictamente la religión patria, tal como observamos en el segundo capítulo del Libro XXV de la obra de Livio: Con penas de muerte el pretor Marco Emilio prohibió que nadie hiciese sacrificios en lugar público ni sagrado según ritos nuevos o foráneos. A diferencia de los emperadores tolerantes, los republicanos vieron en la avalancha de nuevos credos a la capital del mundo agentes de la descomposición del Estado. Hoy no nos serviría la República Romana como modelo de integración multirreligiosa.

  18. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 17

    Querido Martin Miguel

    Conoces el profundo respeto de mi ateismo, no exento de admiracion cultural, por la religión cristiana. La unica que incorporó, salvo en la redencion, los elementos básicoa de la razon griega. Conoces, creo, la meritoria exegesis del cristianimso llevada a cabo por la heroina de la resistencia francesa al nazismo, Simonne Weil, para depurarlo de lo no griego. Nuestro primer filósofo, Santayana, consideraba muy superior, espiritual y poeticamente, la religion cristiana respecto de las demas monoteistas.

    Un dialogo de civilizaciones carece de todo sentido, no solo en sí, como dices, sino de toda posibilidad de entablarse. Otra cuestion muy diferente sería un dialogo de culturas. Y es en ese dialogo donde tienen cabida los dialogos entre religiones que, como sabras, hace varias decadas que se estan celebrando.

    Sobre esas bases, tu postura es reduccionista. El islamismo no es la causa de tension con Occidente. Como sucedió antes con la Iglesia Catolica, el islam se utiliza como instrumento de dominacion y de servidumbre de los creyentes, por el imperialismo de los señores del petroleo y la riqueza. Salvo en paises arabes pequeños, la miseria de casi todos es condicion de la opulencia de reyes, emires y oligarcas.

    Lo que te ha pedido Peñas no es lo que tu has creido. El espiritu europeo sintetizó el legado hebraico-greco-romano-germánico del cristianismo junto con las creaciones de la filsofia del XVII y XVIII. Pero como la democracia griega no era representativa, sus ejemplos son menos utiles que los de las virtudes cívicas de la Republica romana. La historia de la Republica romana era patrimonio cultural de los fundadores de EEUU y de los revolucionarios franceses. ¿Por qué no ha de ser el de los republicos españoles, sabiendo que alli no esta la teoria pura de la RC? Y eso es lo que no solo Peñas, sino yo mismo, te hemos pedido. Y lo que estas haciendo maravillosamente en tus comentarios a mis reflexiones.

  19. Francisco Álvaro says:

    En el esquema republicano descrito por D.Antonio veo los cauces por donde circularan los fluidos de la realidad, siguiendo básicamente dos grandes configuraciones, realimentaciones negativas (donde aquí negativa no tiene ninguna consideración moral) y realimentaciones positivas.

    El primer tipo de realimentación contribuye a la estabilidad de los sistemas, siendo predominante en los procesos de construcción; la segunda lleva a los sistema a la inestabilidad y al cambio, predominando en los procesos de destrucción.

    Como funciones de la realimentacion positiva, que D.Antonio define en el plano vertical accesible a todos, se encuentran el Diario Nacional( ) y la desobediencia pasiva (abstención electoral,…), que contribuirán en la dirección de la inestabilidad.
    En el plano vertical, sin embargo, esperará la linea de ruptura ya creada, la falla, de la teoria pura de la RC, por donde se encauzará dichas inestabilidades para tender a la estabilidad dentro de la maquinaria perfecta de la República Constitucional.

    En este proceso, y siguiendo con el artículo de D.Antonio, se unifican los dos tipos de realimentación, pero la secuenciación del inicio de su actuación es crucial. En nuestro movimiento libertario creamos la estabilidad cuando todavía no hay inestabilidad; construir en lo social es más fácil que destruir por, quizás, la incertidumbre de no saber donde cobijarse cuando todo se viene abajo.

    En otros procesos, como en la Transición, crear la estabilidad cuando existe ya la inestabilidad social, es simplemente domarla a su antojo aprovechando el miedo al cambio.
    En dichas circunstancias, se creerá casi en cualquier cosa si es necesario.

    La más alta cobardía creo que se esconde en los estabilizadores que se muestran en las olas de las revueltas cuando ya existen, aprovechando la debilidad general en dichas circunstancias. Decir que viene los rojos o que viene la derechona, o que vienen los tanques, o la guerra civil durante la Transición, creo que ilustra bien dicha cobardía y me trae la imagen del pastor guiando a las ovejas al redil oligárquico.

    Sin embargo, creo que la más alta nobleza se esconde en los creadores de las estabilidades cuando no existe cambio alguno, sirviendo de refugio cuando los vulgares agitadores y los cobardes estabilizadores-terror-istas intuyan el cambio y lo provoquen, aturdiendo en el tránsito al potencial hombre libre.

    Creo que el desarrollo de la teoría pura de la RC, junto con la convocatoria de una futura Asamblea o Congreso, con representantes monádicos, que sirva de ejemplo a una situación futura, esconde dicha nobleza, ya que no sólo la RC servirá de temporal refugio, sino que permitirá el desarrollo y actuación conjunta, del polo mental y material de todos los hombres, es decir, permitirá el pensamiento, es decir, prometerá a los hombres no usar el miedo para transmutarlos en ovejas.

  20. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 19

    Querido Francisco Alvaro

    Salvando el error evidente de que has querido decir horizontal donde por primera vez dices vertical, que nuestro Movimiento no es libertario sino liberrador, y que la dimension psicologica es secundaria respecto de la social y biologica, tu comentario es muy penetrante. Y sigue el esquema unificador de Whitehead en el concepto de actualidad (a lo que tu llamas con la misma pertinencia estabilidad). Espero con impaciencia tus articulos criticos sobre la estabilidad del régimen de partidos estatales. Has emprendido una linea de pensamiento que te conducirá a la comprension cabal del mundo europeo de la posguerra y a la vision exacta de las causas profundas de estabilidad politica en la Republica Constitucional. Adelante. Abrazos

  21. M. García Viñó says:

    Antonio: te adjunto la nota, aparecida por lo visto en una revista llamada Diagonal, que su autor me ha mandado a mí directamente. A continuación, mi respueta. Después de ésta, he podido comprobar que el tal Francisco Serrano es un suscriptor de La Fiera Literaria que, después de tu última conferencia en el Ateneo de Madrid, se me acercó a saludarme en los pasillos del Ateneo.
    Otra vez la misma historia.

    Leído en Diagonal:

    Diagonal denuncia a Antonio García Trevijano
    En el número 40, he podido leer en la sección Culturas-Libros, la presentación del libro El País, la cultura como negocio, de Manuel García Viñó.
    Sabemos interpretar lo que significa El País como medio de apoyo a la actual cultura dominante, así que aun sin haber leído el libro mencionado, es muy probable que me identifique con lo que se escribe en él. Pero el prólogo es de Antonio García Trevijano y esto me sorprende mucho y no me aconseja leer el libro.
    No es precisamente Antonio García Trevijano un personaje ligado al pensamiento antisistémico sino más bien al que se combate. Si mal no recuerdo, fue el que redactó la constitución de la antigua colonia española de Guinea Ecuatorial, cuando el Franquismo decidió graciosamente concederles la independencia. ¿No era ministro Fraga?
    Por otra parte, la faceta republicana de Antonio García Trevijano no pasa de ser una mera oposición subjetiva a la figura del actual monarca, se olvidó de él cuando llegó al poder; no hay ninguna propuesta alternativa al sistema; sus críticas a El País son porque se apoya en otros personajes que escriben en El Mundo y hablan en Telemadrid.
    No es preocupante que Antonio García Trevijano sea lo que es. Lo que no entiendo es por qué DIAGONAL pone en su sección de Culturas libros como éste. […]

    Paco Serrano
    Pl. de Lavapiés, 3 – 1º izq.
    28012 Madrid

    Tel. fijo: 00 34 91 528 71 92
    Tel. móvil: 00 34 619 713 515

    Sr. Serrano: usted no debe de estar muy seguro de lo que escribe cuando utiliza expresiones como “si mal no recuerdo”. Sin embargo, con un bagaje así, echa estiércol sobre el nombre de uno de los poco políticos honrados que ha habido en este país, honradez que pagó con la cárcel en que lo metió Felipe González, para quitarlo de la circulación. García Trevijano redactó, ciertamente -yo lo recuerdo bien-, una constitución para Guinea, por encargo de las autoridades de ese País, no de las autoridades franquistas, lo que le supuso dificultades, pues no era lo que éstas querían. Pero la constitución que finalmente aceptó Guinea fue la redactada por Herrero de Miñón.
    No se puede calumniar con tan escasos argumentos, señor Serrano. Antonio García Trevijano viene luchando, desde hace mucho tiempo, muy desinteresadamente, por que en este país haya una república constitucional, una verdadera democracia, pues esto no lo es. Por lo que afirmar alegremente que su republicanismo se reduce a un mero enfrentamiento con el actual monarca es sencillamente miserable.
    Usted no ha hecho más que repetir, desde su mala memoria, las falsedades que se vienen propagando sobre Trevijano desde que lo quisieron desacreditar y quitar de en medio para poder llevar a cabo sin su oposición el amaño en que consistió la llamada transición a la democracia, pero que lo fue a esta oligarquía de partidos, con un rey nombrado por el dictador Francisco Franco
    Epero de su honradez me facilite la dirección de la revista Diagonal, al objeto de mandar allí esta carta
    Manuel García Viñó

  22. M. García Viñó says:

    Al principio de mi comentario anterior, veo que aparece una frase que ni entiendo ni he redactado

  23. Vicente Carreño Carlos says:

    Querido Maestro:

    Hace unos minutos he conversado brevemente con Juan José y le he transmitido sus recuerdos así como la inquietud por su incomparecencia en el blog, sorprendido gratamente por el contenido de la frase con la que Ud. trae a la memoria la forma con la que él le presentó ante los estudiantes y profesores, me ha dicho que desea participar, y que si hasta ahora no lo había hecho, no era por falta de interés, sino más bien por cuestiones técnicas y de otra índole. Creo que pronto estará con nosotros. Nos reuniremos con Antonio Muñoz Ballesta y algún otro compañero interesado.

    Abrazos.

  24. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Querido maestro: Tu análisis sobre la utilización política que hacen del Islam las clases pudientes en sus países contra la inmensa mayoría de la población es impecable. Ahora bien, partiendo de la creencia cristiana, recogida en los Hechos de los Apóstoles, de que “Dios no dejó a nungún pueblo sin testimonio de sí” quedaría justificado un diálogo interreligioso, que debería salvar toda religión revelada de toda civilización. Pues no hay que reducir las diversas modalidades de experiencia del ser a una sola. Toda cultura tiene dignidad suprema y en esta dimensión ningún hombre vale más que otro hombre. El actual Papa ha llegado a decir que el único obstáculo al ecumenismo está en los poderes que administran supuestamente las revelaciones y no las religiones en sí. Y en eso coincide contigo: en que no se está jugando en los actuales conflictos entre civilizaciones sólo el hecho religioso, que en sí debería sólo unir. Por lo demás, es obvia la imposibilidad de una sola revelación universal, un solo lenguaje histórico para todos los países y paisajes. Es así que el sentido común nos impone una pluralidad de revelaciones. La postura de una República Constitucional para con las religiones deberá ser de respeto, sin interferencias y sin ningún desprecio laicista, que a la postre se convertiría en un tipo de “religión” intolerante.

  25. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 21

    Querido Manuel

    Agradezco la defensa que haces de la verdad a propósito de la difamacion sobre Guinea. Solo aclaro dos cosas para que tu defensa sea exacta. Me metió en la carcel Fraga y me mantuvo en ella Felipe González. El proyecto de Constitucion para la independencia de Guinea no me lo encargo ninguna autoridad guineana, pues todas ellas eran franquistas. Me lo solicitaron varios delegados guineanos, independientes de Carrero y de Castiella, que asistian sin patrocinio alguno a la Conferencia Constitucional convocada por Castiella. Y ese grupo se convirtio en mayoritario, apoyado por la ONU, gracias a mi proyecto constitucional. Pero, como dices, la Constitucion que finalmente se impuso por la dictardura española, y que facilitó a Macías hacerse dictador, fue redactada por Herrero de Miñon,que recibió las mas altas conderaciones por su trabajo sucio, mientras que a mi se me abría un proceso por traicion a la patria.

    Por otra parte, mis relaciones personales con la familia real siempre fueron correctas, sin darme motivo alguno para el rencor o para el deseo de venganza. Como siempre, esa difamacion surge cuando presento algun peligro para el sistema. Con toda mi simpatia, un afecturoso abrazo.

  26. Pedro M. González (Club Republicano) says:

    Estimados Amigos, Francisco:

    Perdonad mi breve paréntesis, pero motivos de orden profesional me agobian al extremo (vencimietno, vencimiento, vencimiento…) sigo aquí con vosotros.

    Francisco, cuenta conmigo para el Diario.

    El artículo de Antonio me refresca y descansa entre escrito y escrito.

    Un fuerte abrazo.

  27. Vicente Dessy Melgar says:

    Querido Maestro:

    Me ha llamado hace un rato Cristina Garrido porque ya se encuentra en Ciudad de Méjico. Vamos a ponernos de acuerdo para entre hoy y mañana ver aspectos de la presentación. Cualquier asunto o aspecto que desee que veamos con todo gusto. Un abrazo.

  28. prensa democratica says:

    DE LA SENTENCIA CONSTITUCIONAL 0018/2007 – EXPOSICIÓN DE ARGUMENTOS DE DERECHO DE LOS MAGISTRADOS DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

    Los Magistrados del Tribunal Constitucional, en un comunicado a la opinión pública el 01 de junio de 2007, expusieron sus razones jurídicas frente a las sindicaciones y cuestionamientos en relación al Resolución Constitucional 0018/2007, que declaró la constitucionalidad del Decreto Supremo 28993, de 30 de diciembre de 2006. Esto a consecuencia de la campaña negra promovida por miembros del Poder Ejecutivo a través de diversos medios de comunicación y en algunos mítines o concentraciones de partidarios del movimiento al socialismo; incriminando y distorsionando el sentido y los fundamentos de Derecho… como a la letra sostiene el comunicado:

    “…de la indicada Resolución, por lo que a través de este comunicado, el Tribunal Constitucional aclara los cuestionamientos más relevantes que se han hecho al fallo antes aludido:

    1. Respecto a la supuesta usurpación de funciones en que habría incurrido el Tribunal Constitucional al disponer la cesación de funciones de los Ministros designados mediante DS 28993

    La SC 0018/2007 fue pronunciada por el Tribunal Constitucional en el marco de la Constitución Política del Estado y las atribuciones que le otorga la Ley del Tribunal Constitucional, cuyo art. 48 , en concordancia con la norma contenida en el art. 58 de la misma Ley, determina que en la parte resolutiva de la sentencia, el Tribunal debe pronunciarse sobre el fondo del recurso, su dimensionamiento en el tiempo y los efectos sobre lo resuelto; consecuentemente, las sentencias pronunciadas dentro de los recursos de inconstitucionalidad no se limitan a declarar la constitucionalidad o inconstitucionalidad de la norma legal impugnada, sino que también deben pronunciarse sobre los efectos de lo resuelto, que es lo que aconteció en la SC 0018/2007.

    El Tribunal Constitucional, en resguardo del principio de conservación de la norma, puede interpretar las disposiciones legales, adoptando el entendimiento que concuerde con la Constitución. Lo que significa que, sometida una norma al control de constitucionalidad, el Tribunal no sólo tiene la opción de declarar su constitucionalidad o inconstitucionalidad, sino que también puede interpretarla conforme a la Constitución, disponiendo los efectos de esa interpretación. Así, en la SC 0018/2007, el Tribunal Constitucional declaró la constitucionalidad del Decreto Supremo impugnado, porque para su emisión, se produjeron las dos condiciones que el art. 96.16 de la Constitución prevé para que el Presidente de la República ejerza excepcionalmente la potestad que la misma le confiere –acefalía producida por muerte o renuncia y receso del Congreso-; sin embargo, fue obligación del Tribunal analizar e interpretar la referida disposición que establece el carácter interino de las funciones de las personas designadas por el Presidente, pronunciando así una Sentencia interpretativa e integradora.

    2. Con relación a que el Tribunal Constitucional basó su Resolución en una norma que se encuentra derogada

    La SC 0018/2007 fundamentó su decisión en las normas, valores y principios constitucionales, estableciendo que el interinato sólo puede ser conforme a la Constitución si tiene un término de duración, pues, de lo contrario, la previsión constitucional del carácter interino de la designación, carecería de significación y concreción, ya que, en los hechos, se permitiría la prolongación indefinida de los funcionarios designados por el Poder Ejecutivo.

    Esta afirmación, por otra parte, encuentra sustento en el propio ordenamiento jurídico del país, es decir en la Ley de 2 de octubre de 1911 que se encuentra plenamente vigente, siendo falso que esa ley esté derogada en virtud a la reforma constitucional de 1938, por los siguientes motivos:

    a) La facultad presidencial de nombramiento interino estuvo presente en la Constitución desde la reforma constitucional de 1839, sin establecerse un plazo para la duración del interinato, dejando que ese aspecto fuera desarrollado por las leyes, siendo una de ellas, precisamente, la Ley de 30 de noviembre de 1883, que posteriormente fue derogada por la Ley de 2 de octubre de 1911;

    b) La reforma constitucional de 1938, al igual que las anteriores, no estableció ningún plazo de duración del interinato; en consecuencia, no pudo derogar ninguna norma que establecía ese plazo, en este caso la Ley de 1911, pues no existe oposición entre esta Ley y la Constitución de 1938, más bien existe complementariedad.
    Cabe recalcar que la única modificación realizada por la reforma constitucional de 1938 fue la relativa al receso parlamentario, que no está vinculada a la duración de interinato sino a las condiciones que deben cumplirse para que el Presidente ejerza esa facultad; no existiendo, en consecuencia, ningún sustento jurídico para afirmar que esa norma ha sido derogada por la reforma constitucional de 1938, sólo afanes de manipulación de la opinión pública y de desprestigio a este órgano de control de constitucionalidad.

    3. Respecto a la supuesta aplicación de normas del Estatuto del Funcionario Público y su Reglamento a los funcionarios designados interinamente por el Presidente

    La Sentencia en ningún momento dispuso la aplicación de las normas del Estatuto del Funcionario Público y su Reglamento a los funcionarios designados interinamente por el Presidente de la República, lo único que hizo fue tomar como criterio de comparación el término de 90 días para la duración máxima de los interinatos, pues el art. 5 del Estatuto establece un plazo igual al contenido por la Ley de 1911 para la duración de los funcionarios interinos.

    En ese sentido, la Sentencia, luego de realizar un análisis de los principios, valores y normas constitucionales, concluyó que el interinato no podía extenderse indefinidamente, y que el órgano legislativo, una vez retomadas sus funciones, luego del receso parlamentario, debe designar inmediatamente a las autoridades judiciales, conforme a la obligación que le impone la norma constitucional. En el contexto de ese razonamiento, se cita el plazo previsto por la Ley de 1911, plenamente vigente, y las normas del Estatuto del Funcionario Público y su Reglamento, que son coincidentes en cuanto a la duración del interinato.
    En todo caso, se debe aclarar que ni el Estatuto del Funcionario Público ni su Reglamento, se constituyen en la razón fundamental del fallo; toda vez que, como se tiene dicho, las razones para fijar un plazo para la duración del interinato, nacen de la interpretación de los principios, valores y normas de la Constitución, y sólo accesoriamente, con el fin de realizar una interpretación integradora del ordenamiento jurídico, se citaron las normas antes aludidas, conforme se extrae del siguiente párrafo de la Sentencia:

    “Resulta imprescindible dejar sentado que, en una interpretación integradora, ambas disposiciones mencionadas, es decir, tanto la Ley de 2 de octubre de 1911, como las normas del Estatuto del Funcionario Público antes referidas, se basan en la naturaleza del interinato, que de acuerdo a la doctrina radica en la temporalidad de las funciones, es decir, que los funcionarios interinos se tornan en provisorios durante el tiempo que les cabe desempeñar sus funciones con todas las prerrogativas, competencias y potestades inherentes al cargo, aplicándose de forma extensiva el tiempo fijado por las normas referidas al caso concreto ahora examinado, puesto que la designación con carácter interino es temporal, nunca indefinida, de modo que tiene que establecerse como lapso máximo de la interinidad, los noventa días que fijan los Art. 5 inc (e) del Estatuto del Funcionario Público y 12 inc ( e) de su Reglamento, por cuanto la cobertura de un puesto o cargo público por impedimento del que era su titular -muerte o renuncia-, se presenta como una necesidad concreta y transitoria, más aún en el caso hoy analizado, en el que ya el Congreso Nacional ha retomado sus funciones habituales, no se encuentra en receso y tiene el deber de cumplir con la designación de autoridades del Poder Judicial”.

    4. Sobre la supuesta contradicción del fallo con la línea jurisprudencial contenida en la SC 0129/2004

    La SC 0018/2007 fue pronunciada siguiendo la línea jurisprudencial del Tribunal Constitucional contenida en las SSCC 0218/2004-R de 11 de febrero y 0129/2004 de 10 de noviembre, que se constituyen en sus precedentes obligatorios, respecto a las condiciones que deben darse para que se viabilice la facultad del Presidente contenida en el art. 96.16 de la CPE: renuncia o muerte de la autoridad a ser reemplazada, y receso parlamentario.

    La SC 0129/2004 declaró la inconstitucionalidad del Decreto Supremo impugnado en ese entonces, porque faltaba una de las condiciones anotadas precedentemente para que el presidente efectúe las designaciones, cual era el receso parlamentario. Consecuentemente, en esa sentencia no se analizó el tema de la interinidad, porque al no darse las condiciones establecidas constitucionalmente para el ejercicio de la atribución presidencial, no podía ingresarse al contenido de fondo de esa atribución; por ello, esa sentencia sobre el tema de la interinidad, no puede ser considerada un precedente jurisprudencial.

    La SC 0018/2007 declaró la constitucionalidad del DS 28993 de 30 de diciembre de 2006, debido a que se cumplieron las condiciones previstas en el art. 96.16 de la CPE ; sin embargo, en el análisis de contenido de esa facultad, que establece expresamente que los nombramientos son interinos, el Tribunal Constitucional estableció que esa designación no puede prolongarse indefinidamente, sino que debe tener un límite .

    En ese entendido, el Tribunal Constitucional, haciendo la interpretación integradora referida en los puntos precedentes, comprobó que ya había fenecido el plazo de 90 días de interinato; en consecuencia, no podía permitir la prolongación de las funciones de los Ministros designados por Decreto Supremo, restándole sólo establecer las emergencias de su decisión, en resguardo de la seguridad jurídica del país, de la población y de toda persona que tiene procesos a ser dirimidos en la Corte Suprema de Justicia, motivo por el cual expresó que al haberse cumplido los 90 días de interinato, los Ministros quedaban cesantes de sus cargos al momento de ser notificados con la Sentencia, aclarando a la vez que, al existir un lapso entre el fenecimiento de los 90 días antes señalados y la emisión de la SC 0018/2007, todas las actuaciones y decisiones asumidas por los cuatro Ministros referidos eran válidas hasta el momento de la notificación con la Sentencia Constitucional, precautelando el principio de seguridad jurídica.
    En la misma Sentencia, se exhortó al Poder legislativo para que cumpla con la atribución de nombrar ministros titulares de la Corte Suprema, a la brevedad posible para cubrir las acefalías existentes.

    Parafraseando al abogado Richard Eddy Cardozo Daza , doctor en Derecho Constitucional y en Derecho Penal, “los argumentos deducidos por el TC, ciertamente, podrán decirse con más fuerza, pero difícilmente con más claridad.

Los comentarios están cerrados.