TRES IDEAS-FUERZA

La expresión idea-fuerza está muy divulgada en la literatura periodística. Como casi nadie ha estudiado el origen y la esencia de ese concepto filosófico, casi todos creen que se trata de una mera adjetivación que atribuye a una idea específica la cualidad de ser central o importante para el discurso lógico que la sostiene, o para la acción práctica que la supone.

Ese no es su significado. El sentido de idea-fuerza no equivale al que pueden tener las ideas con fuerza, dentro de cualquier proposición teórica o práctica.

La potencia encerrada en la noción de idea-fuerza es una novedad del pensamiento, creada a finales del siglo XIX por A. J. E. Fouillée. Esto no quiere decir que lo así sintetizado no hubiera constituido antes el fundamento de concepciones del mundo, como las de Platón, Descartes, Kant, Adam Smith, Hegel y Marx; de teorías de la acción humana, como la praxiología de Von Mises; o de teorías de la acción política, como la de libertad-igualdad en la Revolución Francesa y la del doble poder en la consigna revolucionaria de Lenin.

Las ideas-fuerza son formas mentales o de conciencia que no solo tienen fuerza externa incorporada, sino que ellas mismas constituyen una fuerza de comunicabilidad social, en virtud de su especial intensidad y la unión de la razonabilidad ideal con la energía de la moralidad. En palabras de Fouillée: “la revelación interior de una energía y de su punto de aplicación, de una potencia y de una resistencia”, capaz de erigir una ética y una acción, donde la idea-fuerza, vinculada al primado de la conciencia de sí, es capaz de crear y jerarquizar valores objetivos.

Las ideas-fuerza dejaron de interesar al pensamiento europeo cuando, agotadas las que nacieron con las revoluciones de la libertad y la igualdad, se crearon los Estados de Partido para impedir que de la sociedad civil pudiera surgir la idea-fuerza de la democracia representativa. No es por azar que, sin muro de Berlin, se difunda la noción de pensamiento débil.

Y tampoco es un azar que ahora, ante el espectacular hundimiento de los Estados de Partidos en la corrupción, como el de la Unión Europea en la inoperancia del mercantilismo, surja la nueva idea de la República Constitucional, que ningún país europeo tiene ni ha tenido, como único modo político de devolver a la sociedad civil la conciencia de sí misma, y la de su potencia para controlar el Estado, a través de la sociedad política que ella cree, y a ella represente en las instituciones estatales.

La teoría pura de esta República, ideal y realizable, ha sido elaborada, y difundida al mismo tiempo, desde esta plataforma reservada a la libertad de pensamiento, mediante la síntesis armónica de tres ideas-fuerza: unidad nacional, sistema electoral representativo de los electores y separación radical, en origen y ejercicio, de los tres poderes clásicos del Estado.

No hay necesidad de volver a describir la particularidad de estas tres ideas-fuerza, puesto que todos mis lectores las conocen. Lo que ahora me importa es señalar donde radica o está la fuerza intrínseca, la potencia lógica y psicológica, de estas tres ideas fundantes de la democracia representativa.

Aparte de por lealtad a nuestra historia común, la unidad de España es una condición requerida para que todos los españoles participen por igual en la libertad política, que es colectiva y, por ello, territorialmente indivisible. De otro lado, ningún sistema proporcional de elecciones puede ser representativo de los electores, de ahí la necesidad de adoptar el sistema de mayoría absoluta, para no caer en la paradoja de Arrow y dar a la sociedad civil el control de la sociedad política. Por fin, la separación de poderes estatales solo la puede garantizar el sistema de gobierno Presidencialista, con una sola Asamblea legislativa.

Son tres ideas-fuerza porque no hay conciencia moral ni capacidad mental que, sin mala fe o sin estar inmersas en la corrupción, puedan negarlas o rechazarlas, una vez que se las descubran desde el exterior, o se revele, en el interior del corazón o la mente, la energía irresistible que comportan.

20 thoughts on “TRES IDEAS-FUERZA

  1. Vicente Dessy Melgar says:

    Fouillée acertó a expresar de manera clarividente cuánto influyen las ideas en la producción de las cosas, de tal forma que el progreso de las ideas determina el perfeccionamiento del orden moral
    y cómo las ideas, a medida que van siendo más expansivas y humanas, transforman las sociedades.

    España cuenta con la idea nueva de la República Constitucional, síntesis de tres ideas fuerza, perfectamente fundamentada y eleborada por el Maestro, su creador. Idea que está llamada a transformar la sociedad española radicalmente , devolverle su dignidad, meterla en los caminos de la verdad y la libertad.

  2. Antonio Muñoz Ballesta says:

    Encontrar en cada época histórica las ideas con la fuerza impulsora de toda una sociedad hacia la libertad de todos es cosa del análisis inteligente, culto y honrado de la realidad social y política.

    Las tres “ideas-fuerza” de la República Constitucional, unidad nacional, sistema electoral representativo del elector y separación radical, en origen y ejercicio, de los tres poderes clásicos del Estado ( poder Legislativo, poder ejecutivo y judicial), es una novedad en el pensamiento político que debemos a don Antonio García-Trevijano.

    Las tres ideas-fuerza mencionadas deberían ser los tres pilares de todo partido democrático europeo y español, y las tres lecciones fundamentales de todo Derecho político y Filosofía política.

    Las razones por las que todavía se nieguen los partidos y las Universidades a tal evidencia hay que buscarlas en la resistencia que toda oligarquía ignorante ofrece a la inteligencia y la libertad de pensamiento durante un cierto tiempo.

    No hay que “escavar” demasiado en la Historia de España y de Europa, ni en el mundo de la Ideas de Platón, para darse cuenta que la “República Constitucional” no es cosa que se diera ” evidentmente ” en la Constitución de 1812 o en la primera y segunda República, ni tampoco en las constituciones europeas desde el siglo XVII hasta hoy en día en la Unión ( mercantil ) Europea. Y, sin embargo, es la solución práctica de la falta de democracia y libertad colectiva que exige la sociedad civil.

    La idea-fuerza de la República Constitucional para España y Europa no es la resolución de “todos los misterios de la vida”, como quiere cualquier sectario o fanático, pero sí permite dar un sentido digno a las vidas sociales y políticas de los españoles de principio del siglo XXI. Esa es la razón principal que nos da la seguridad del triunfo efectivo de la República.

    Salud y República Constitucional
    Antonio Muñoz Ballesta

    ,

  3. Javier Castuera says:

    D. Antonio, la Renta Básica (RB) se conceptúa como un ingreso pagado por el Estado a cada miembro de pleno derecho de la sociedad o residente, incluso si no quiere trabajar de forma remunerada, sin tomar en consideración si es rico o pobre, o dicho de otra forma, independientemente de cuáles puedan ser las otras posibles fuentes de renta, y sin importar con quién conviva.

  4. Francisco says:

    Puesto que este artículo es un resumen excelente del ideario del Movimiento de los Ciudadanos hacia la República Constitucional, propongo a todos los miembros del MCRC que lo copien en su correo electrónico y lo reenvíen a sus contactos con la consigna de pasarlo al máximo de gente posible.

  5. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 1

    Querido Vicente

    Como sirmpre has valorado el esfuerzo mental que requiere hacer una sintesis tan breve de las ideas-fuerza que constituyen la teoria de la RC. Como has percibido, la nocion de idea-fuerza en Fouillée tiene una dimension casi exclusivamente moral y psicologica. Por respeto al autor he preferido permanecer cercano a esta tesis, pero extendiendola al campo politico. En España solo Guatavo Buieno conoce la obra de Fouillée. Yo he recurrido a ella porque la expresion idea-fuerza esta muy difundida, y creo que con ella hago mas claro el entendimineto de la médula de la teoria pura de la RC. Estaremos en contacto, pues se está preparando la presentacion en Mejico de mi libro sobre Ateismo Estético, y como es natural
    pienso contar contigo en la organizacion de los dos cactos prvistos. Es posible que se haga a fines de septiembre o comienzos de octubre. Hasta pronto, gracias por la comprension de mis relexiones.

  6. Vicente Dessy Melgar says:

    Querido Maestro:

    Le agradezco sus palabras y deseo escribirle en privado porque ya se están resolviendo las cosas acá . Con todo el gusto deseo poder ayudar en todo lo necesario y mi pena es no poder estar allá para ayudarle más. Con toda la lealtad, un abrazo ,

    Vicente.

  7. JMGA says:

    Isidro, lo de meterse en “territorio comanche”, a intentar convencer a un nacionalista convencido es encomiable, pero poco menos que inútil.
    Yo también lo he hecho alguna vez y al final me he dado cuenta de que a esta gente no la convences con razonamientos.Estan tan imbuidos de la idea y el ambiente nacionalista, que sencillamente no ven, ni quieren ver.
    Solo un acontecimiento que tambaleara los pilares de la monarquía y la partitocracia, como una asamblea nacional del MCRC, les haría(mejor dicho, les arrastraría) cambiar de idea.Pues sin libertad de pensamiento, solo saben seguir la corriente.

    El artículo de Antonio, como dice Francisco, es muy importante.Establece cuales son los pilares que sustentarian una verdadera democracia formal.
    Esos pilares, una vez plantados, serian mucho mas difíciles de mover que los frágiles cimientos de la monarquía de partidos.

    Saludos.

  8. Antonio Muñoz Ballesta says:

    El gran economista Xavier Sala i Martin recoge en un reciente artículo una idea-fuerza para la República Constitucional: la separación de poderes.

    “Los filósofos de la revolución francesa, y en particular el Barón de Montesquieu, intentaron solucionar el problema con aquello de la separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. El problema es que en Catalunya el legislativo (Parlament) elige al ejecutivo (Govern) por lo que ambos acaban siendo dominados por el mismo partido. Lo mismo pasa en España. En cuanto al poder judicial, es verdad que buena parte de los jueces son independientes, pero el hecho de que los votos de los magistrados de los altos organismos de la judicatura tiendan a coincidir exactamente con los de los partidos que los han nombrado, introduce sombras de duda sobre su autonomía real.”

    http://www.columbia.edu/~xs23/catala/articles/2007/Municipals/Municipals.htm

    Hay que llamar a la situación que analiza Xavier : ” Autonomía de partidos”, en analogía con la denominación de la Ciencia política alemana ” Estado de partidos” existente en España.

  9. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 2

    Querido Anonio

    En Totana pude apreciar tu formacion cultural. En cada comentario lo confirmas. La RC resuelve el problema de la libertad politica, pero no intenta resolver los conflictos sociales de tipo ideológica. Por eso nuestro MCRC no puede ser de derechas ni de izquierdas. Todos lo sabeis. Creo que este ariculo es una buena sintesis de mi pebsamiento político. Gracias y hasta pronto,

  10. Antonio Garcia-Trevijano says:

    continuacion

    Acabo de leer, amigo Antonio, tu comentario 9.

    Es posible que Xavier Sala sea buen economista, y desde luego está acertado en su opinion sobre la separarcio de poderes y las Autonomías de Partidos, pero ignora todo de la revolucion francesa. No solo porque Montesquieu fue despreciado como anticuado, sino porque las ideas dominantes en ellos eran rusonianas. Y la separacion inicial de poderes, consecuencia de la Reforma de la Monarquía, no obedeció a ningun principio teorico. La prueba es que desaparació incluso antes de la decapitacion del Jefe del ejecutivo. Si es amigo tuyo deberias sacarlo de su error. Yo en su lugar te lo agradecería.

  11. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Querido Antonio: Me parece muy atinado vincular la unidad del territorio nacional con la indivisibilidad de la libertad política, y de todas las libertades en general. En Roma la idea republicana de la predisposición natural de todo hombre a la libertad, la igualdad en la imagen pública – todos los romanos vestían igual en la calle de acuerdo a la ley – y el amor a la patria – que conllevaba dar de baja de las tribus y convertir en erarios a los que no hacían el servicio militar – fueron las ideas-fuerza de la República.

  12. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 12

    uerido Martin Miguel

    Siempre tengo presentes las condiciones de la republica romana. De acuerdo con tu vision de las tres ideas-fuerza de la mítica Republica, pues la virtud civica esta embebida en el patriotismo. Gracias por tus aportaciones. Un fuerte abrazo.

  13. Juan Teodoro says:

    Apreciado D. Antonio:

    Le agradezco la matización que establece sobre la noción de idea-fuerza y el recordatorio sobre la tradición intelectual que la fundamenta. Lamentablemente esa noción está siendo utilizada en otros ámbitos, es objeto de tratamiento por parte de otras disciplinas y se la esta dotando de una función distinta de la que usted precisa.

    Es observable una creciente referencia a la noción de idea-fuerza desde la concepción del “marketing”, bien sea el meramente económico, comunicativo o político, con intenciones manipulativas, obviamente. En definitiva, entiendo, que en contextos en los que existe una prolijidad de contenidos, la organización del imaginario social requiere una orquestación intencionada con el objetivo de producir la ordenación elegida y buscada. Para ello hay instrumentos, lo sabemos.

    Con ser tan razonable el carácter de ideas-fuerza de las tres que usted propone como vertebradotas de un ámbito cívico-político, es inevitable observar la propaganda, bien orquestada, que invisibiliza la relevancia de lo que usted propone.

    La unidad nacional se quebró desde aquel “café para todos” y los modos en que el Estado ha sucumbido, seguramente de modo interesado, a los chantajes de las nacionalidades periféricas. En lo que se refiere a la segunda, la población está convencida, se la ha convencido, de que eso de la democracia consiste en votar, sin que se hayan cuestionado las aberraciones a las que conduce un régimen electoral como el nuestro. La inexistente división de poderes en este Estado, con ser tan evidente, ha sido tan grandilocuentemente escenificada, que ha acabado por ser tenida por buena, cuando no ejemplar.

    Sus ideas fuerza han sido contrarrestadas con otras, cosas de la Transición. Es deseable que no por mucho tiempo.

  14. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 16

    Querido Juan Teodoro

    Nada tengo que añadir a tu excelente comentario. Solo al final empleas e verbo contrarrestado en tiempo pasado, de modo inadecuado, pues la idea fuerza de la Republica Constitucional no ha etado presente como resistencia frente a la potencia que encerraba el deseo general de dejar la politica en manos de profesdionales del poder. Es ahora cuando por primera vez se han invertido los terminos. La potencia esta en la idea fuerza de la RC, y la resistencia en el Estado de Partidos. Creo que debo desarrollar esta cuestión. Lo pensaré. Abrazos y gracias.

  15. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Queridos amigos: Presiento que La philosophie des idées-forces, de Alfredo Fouillée, tiene algo de hilemorfismo aristotélico: el desarrollo de toda acción moral lleva insita una idea-fuerza que se nos revela como la forma de los clásicos. El acto es la forma cumplida, en tanto que la potencia reviste la idea-fuerza. No es de extrañar que con potencia se traduzca el vocablo griego dýnamis, cuya primera acepción es fuerza, incluso a veces con el sentido de la “vis” latina. Es decir, Fouillée fuionaría la morphê aristotélica ( idea mental, ideía platónica ) con la dýnamis, que Aristóteles mantenía separadas, en una especie de eclecticismo moderno. Lo ideal o mental constituye la verdadera esencia de la acción. “El hombre realiza el ideal en vez de contemplarlo”. Pensar la República es ya hacer la República.

  16. Antonio Garcia-Trevijano says:

    al 18

    Querido Martin-Miguel

    Fantastico comentario. Bello y certero. Tu intuicion sobre Fouillée es correcta. Pues su vision de la idea-fuerza es fundamentalmente moral. Supongo que te darias cuenta de la omision de Aristóteles en las concepciones del mundo que cito, reducibles a una idea´fuerza. Lo hice por la razones que dices en tu comentario. Me has dado una gran satisfaccion intelectual y una alegría personal. Abrazos.

Los comentarios están cerrados.