LIBERTAD DE ACCIÓN

La ignorancia del significado de la libertad política llega hasta el extremo de no encontrar un partido, medio de comunicación o catedrático, que sepan distinguir entre libertad de acción y libertades públicas. En esta Monarquía existen libertades públicas, con restricciones injustificables, pero no hay libertad de acción política, ni más acciones libres que las del terror y las de discriminación nacionalista. Esta afirmación causa estupor, cuando no risas de estúpida incomprensión en los defensores del Régimen monárquico.

Al hablar de libertades nos referimos a las de los gobernados, pues las del gobernante las fija la potencia de su poder, según la clase de régimen en que gobierne. En los Estados anteriores al fascismo existían libertades de asociación, prensa, enseñanza, representación política, manifestación pública y demás derechos fundamentales de la persona. Pero los gobernados no tenían libertad de designar y deponer al gobernante, sino a través de representantes irrevocables, ni existía separación de poderes (democracia).

Finalizada la guerra mundial, el miedo a un retorno de las ideologías totalitarias, motivó el blindaje del Estado con normas constitucionales que, suprimiendo la representación política mediante el sistema proporcional, convirtieron a los partidos en órganos estatales y en titulares del poder constituyente (soberanía), reservándoles la potencia de reformar la Constitución. Afamados juristas alemanes defendieron la supresión de la representación política, en favor de la democracia directa que suponía, para ellos, la integración de las masas en el Estado de Partidos. Y sucedió lo que tenia que suceder, conforme a la naturaleza de un poder incontrolado.

La integración de los partidos de masas en el Estado no produce la de las masas, sino la de los de partidos, y éstos no conforman la voluntad general, sino la voluntad de poder de la clase política. Su transformación en órganos estatales los hace enemigos de la libertad y amigos del orden público. La falta de representación de la sociedad separa el país oficial del país real. Un mismo afán estatal une a los partidos en un consenso negador de la política y de la posibilidad de control del poder. La justicia sobre lo político se imparte en función de las cuotas judiciales de partido. La corrupción no la causa la débil moralidad de los gobernantes, sino la impunidad de sus crímenes. La conciencia nacional se disuelve en convenios de reparto del poder territorial entre ambiciones nacionalistas. Y la información de la verdad no tiene espacio en unos medios de comunicación que viven pendientes de los favores empresariales de los partidos estatales.

Los que creen o dicen que hay libertad de acción política se basan en que los gobernados tienen derecho a votar al partido de su preferencia, de cuya votación sale el poder legislativo e, indirectamente, el ejecutivo. Aparte de que ese hecho solo prueba la no separación de poderes, es decir, la imposibilidad de que haya control institucional del poder (democracia), lo que importa demostrar es que la censura electoral implicada en el sistema de listas es una mera actuación administrativa –como la de los vecinos al empadronarse en el censo municipal- de respuesta a una encuesta vinculante sobre la cuota que debe tener cada partido en las funciones del Estado.

Aunque los verbos obrar, actuar, accionar y activar deriven de “operare” y “agere“, y designen la acción de hacer algo, tienen distinto significado según lo que el sujeto haga y el modo de hacerlo. En sentido estricto, se obra sobre la materia, se actúa en las relaciones sociales, se acciona un mecanismo y se activa un proceso. Y ninguna de esas diligencias de la voluntad de hacer se presta a ser identificada con una libre acción política, pues el acto de obrar recae en materias externas al operario; el acto de actuar presupone una escena, una función y una actuación predeterminadas al actor; el acto de accionar, requiere un dispositivo mecánico o una norma que ponga en marcha el movimiento deseado; y el acto de activar incide sobre organismos biológicos o sociales necesitados de impulso vital.

Sería superfluo explicar que la acción política, en tanto que colectiva, supone identidad entre agentes y pacientes de la misma, y en tanto que libre, una ausencia de heterodeterminaciones de la libertad de elegir, de decidir o de crear. El acto de elegir entre opciones iguales (partidos de gobierno) no es un acto de libertad política, como tampoco lo es el ridículo simulacro de fingir que se elige representante, cuando se ratifican las listas de mandatarios de partido. En este Régimen hay actuaciones públicas, pero no acciones políticas, salvo las inconstitucionales de los partidos nacionalistas.

Donde la acción política colectiva expresa su verdadera naturaleza es en los momentos constituyentes de la forma de Estado y de Gobierno; y donde conserva su potencia es en el derecho de los gobernados a deponer a los gobernantes despóticos, corruptos o desleales a la patria. Es imposible que exista libertad política en un Régimen que no fue constituido por una libertad constituyente, aborrece la política y vive del chanchullo permanente. En las antípodas de la Monarquía de Partidos, la República Constitucional es y será siempre el alfa y omega de la libertad de acción colectiva.

36 thoughts on “LIBERTAD DE ACCIÓN

  1. Francisco says:

    En varios de los videos en la sección de videos políticos del blog se pueden apreciar las sonrisas entre inseguras y complacientes de los contertulios cuando Antonio García-Trevijano repite lo que dice al comienzo de este artículo “existen libertades públicas, con restricciones injustificables, pero no hay libertad de acción política“. Por ejemplo, ved el debate con los contertulios de Germán Yanke o Sánchez Dragó.

  2. Francisco says:

    Dada la importancia de este artículo, que define con exactitud la acción política en la República, quizá sería una buena idea añadirlo como un punto más a la Declaración de Principios y Valores del MCRC.

    Por favor, poned en los siguientes comentarios si os parece o no una buena idea.

    Saludos

  3. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido editor

    La libertad de accion es el concepto central de toda filosofía de la accion, y como tal está llamado a ser nucleo de la accion en la teoria pura de la Republica Constitucional. De momento solo he podido esbozarlo. Pensé que debería unirse a la Declaracion y por eso lo he redactado en forma discursiva. Pero creo que esa importante decision deberiamos tomarla cuando haya distingido, en proximos analisis, la libertad de accion (dentro de un contexto institucional, tipo al que pertenecen las libertades civiles), de la accion de la libertad, que es la única que puede ser llamada con propiedad libertad politica. El tema es de tal complejidad que solo Condocet se atrevió a insinuarlo en el proyeco de Constitucion girondina de 1793. Lo que provocó la burla de Robespierre, acusándolo de querer institucionalizar la Revolucion, es decir, terminarla. La idea de la Revoluion permanente en Trosky no sale del terreno de la voluntad abstracta de revolucionar la materia social, pero no la de dar garantia a la libertad politica permanente, que es mi preocupacion. Os recuerdo esto para que volvais a tener paciencia. Pues tambien ahora me encuentro en otro impasse. Y a eso me refería cuando dije que me falta el tejado del edificio de la Republica.

    Te agradezco Francisno que hayas visto la importancia capital de la libertad de accion, pero solo pediré que se incorpore a la Declaracion de Principios si logro encontrar la garantía permanente de la accion de la libertad politica. Estoy en ello, y no se aún si tendré exito, donde Condorcet fracaso.

  4. pepe fernández says:

    Entiendo con este artículo que para garantizar la libertad de acción política no basta sólo con la división de poderes y la representatividad política ni con asegurar la lealtad en la instituciones del Estado; asegurar la estructura estática no basta para garantizar la dinámica de la libertad política en los momentos clave: 1)la constitución de Estado y gobierno 2) deposición de gobiernos desleales y corruptos. Es esto así?

    Sobre los videos, lo que se observa, es que D. Antonio simplemente aplasta implacablemente a los contertulios con su superior erudición. Cuesta creer que “padres”de la constitución no sepan definir lo que es Democracia y que saquen ejemplos tontos, demagógicos para salirse por la tangente. Se hacen los tontos-cínicos o son realmente unos indocumentados? es la duda que tengo.

    Un republicano abrazo fraternal.

  5. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Pepe

    La democracia es la forma de Gobierno. Y garantiza que este no pueda cercenar o suprimir las libertades politicas de los gobernados, es decir, las que son consecuencia de sus derechos personales, civiles y politicos. Pero la democracia no es la libertad constituyente de la Republica. Es ésta, la forma del Estado, la que instituye la democracia. Y la fuerza constituyente de la República es la accion de la libertad politica colectiva. Esta fuerza se actualiza en el proceso constituyente, y queda en potencia para reformar la Constitucion y preservar la Republica contra sus adversarios potenciales. Esta fuerza es la que tiene el tercio laocratico de la sociedad. Sobre la accion libre de esta fuerza descansa la Republica y la democracia. Esta accion libre, no determinada como facultad derivada de los derechos politicos de los individuos, es la unica libertad politica, el derecho politico de la sociedad frente al Estado. Y el problema es como garantizarlo en la Constitucion de la RC.

    Soy consciente de que mi expresion todavía es tosca. Pero la refinaré al hacer la sintesis de las fuentes históricas de republicanismo humanista (florentino, holandes, ingles), desconocidas en la actualidad, salvo la fuente inglesa en EEUU. Aciertas, pues, pero solo en parte. Pues es de esa libertad politica constituyente de donde deriva el mandato imperativo, su revocabilidad y que la reforma constitucional no dependa de los partidos. ¿Como garantizarlo?

    No te extrañara que esté otra vez atormentado, hasta que resuelva este nuevo enigma. Y otra vez me siento alentado por vuestro inmenso apoyo. Abrazos.

  6. pepe fernández says:

    Querido Maestro,

    Muchas gracias por la explicación. La libertad de acción política colectiva entiendo que es previa a la constitución del propio estado y por tanto a la de la democracia. El MCRC formaría parte de ese tercio laocrático y por extensión aspiraría a sumarlo todo él a su causa, que no a representarlo.

    SI esto es así, entonces el MCRC no tendría porque disolverse literalmente después de lograda la Constitución de la RC, ya que para obtener el triunfo habría tenido que incorporar para ese momento a una importante parte del tercio laocrático a sus filas. Como la defensa de la Republica exigirá en momentos críticos la intervención del tercio laocrático, sería posible activar de nuevo a un equivalente al MCRC sin tener que esperar un tiempo largo y precioso para la organización de un nuevo movimiento ciudadano, una especie de MCRC en estado quiescente?

    Entiendo la dificultad en darle forma constitucional a todo esto.

    un abrazo republicano

    El agradecimiento es inmenso por ab

  7. Antonio Garcia Trevijano says:

    al 6

    Si, amigo. Ahora estas en el punto de vista de la libertad. Cuando decidí pasar a la accion, creando este MCRC, pensé en los riesgos para la libertad politica que implicaría su disolucion cuando se aprobara la Constitucion dela RC. Y esa es la razon de que le dé importancia suprema a las garantías de la libertad. Pero confié en que era posible encontrar esa garantía. Esperemos y juzguemos luego. Si no fuere posible, la experiencia triunfante del MCRC haría mucho mas facil para las futuras generaciones
    realizar algo parecido. Hemos de saber que el primer peligro para la RC es el nacionalismo, el segundo, la oligarquía financiera y mediatica, y el tercero, la ignorancia. Los gobiernos de la RC tendran que hacer frente a ellos con internacionalismo, expresionismo
    (multiplicacion y economia en medios de expresion) y culturalismo universal en enseñanza e investigacion. Menos mal que esa ya no será tarea para mi vida, sino para la vuestra. Que alegría verte en la ola grande. Hasta muy pronto, me retiro a descansar.

  8. Pedro M. González (Club Republicano 3) says:

    El simulacro de la pseudodemocracia alcanza al propio parlamento, donde se produce una verdadera escenificicación teatral para ocultar la ausencia de libertad política.

    Efectivamente, bastaría que se reunieran en una sala los jefes de los partidos acreditando su cuota de representación (yo cuento con 100 votos, tú con 50, quel con 20 …) para aprobar las leyes, sin necesidad de debate ni votación plenaria alguna.

  9. Rafael Serrano says:

    Urge dignificar la Política de la única manera posible:sometiéndola a normas y principios democráticos.Las infamantes listas de partido,la imbricación de poderes que reporta el parlamentarismo,la dependencia política de la Justicia,el reparto consensuado del botín estatal entre los partidos establecidos desde la Nefanda Transición(lo de Santa sólo se puede admitir como sarcasmo),el descontrol de las ambiciones de poder dando curso natural a la vileza,rebajan la Política a un nivel degradante de acción sobre o contra la sociedad.
    Entiendo que la RC,además de su imponente edificio de vigilancias y garantías democráticas,que preservará el pluralismo político,deberá impedir la concentración de los medios de comunicación en oligopolios que desalienten la libertad de pensamiento o cercenen la de expresión.Pero la sociedad,más allá de “una devoción firme y virtuosa a una Constitución libre”(Warren)que aquí radicará en la lealtad,y de iniciativas populares para convocar referendos vinculantes,debe contar con su propia fórmula depuradora del Poder o de un derecho político frente al Estado,como ha señalado el maestro Trevijano,al que animo en su admirable empeño de hallar una solución institucional.

  10. Antonio Garcia Trevijano says:

    al 9

    Querido Rafael

    Nunca podreis saber la parte que os corresponde en mi creacion de la teoria pura de la RC, No lo digo por vuestra constante comprension de las novedades, sino incluso por vuestras peticiones de aclararcion. Pues ellas me devuelven al sendero del sentido comun que ninguna teoria politica, para ser tal, debe abandonar si quiere ser, como debe ser, principio y motor de la accion. Solo complejos de inferioridad o inseguridad en si mismo pueden ver adulación en tal muestra de inteligencia y generosidad. Y solo digo gracias a esta rara prueba de amistad intelectual, aunque mi corazon se conmueva. Abrazos para siempre.

  11. MessageInOut says:

    ¡Qué infantil paradoja! Artur Mas anda por los medios lloriqueando como un niño, y sacando a sus huestes a la calle a expresar despechos y destetes porque, a pesar de haber ganado las elecciones, no gobernará en Cataluña.

    Deshagamos el malentendido: Mas no ha ganado las elecciones; si acaso, lo habrá hecho CiU. Porque estas últimas no eran unas elecciones presidenciales, sino legislativas: el pueblo catalán, ha votados listas cerradas propuestas por los partidos políticos. La inferencia de que el cabeza de cada lista… (http://messageinout.blogspot.com)

  12. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Entre los grandes hallazgos de pensamiento político de Trevijano está, sin duda, éste del paso de los partidos de representación en Europa a los partidos de integración tras la liberación de Europa gracias al Ejército USA, que tienen más que ver con el carácter “totalitariamente integrador” de las dictaduras vencidas que con el viejo liberalismo europeo. El gran “we shall fight in the hills; we shall never surrender”, de Churchill, no llegó hasta las últimas consecuencias. Y Europa aún no ha curado su herida.

  13. Isabel Arranz says:

    En la Constitución de 1978 se indica expresamente la prohibición del mandato imperativo a los diputados. A usted le he oído decir, que en la práctica, esa prohibición es vulnerada porque los diputados son una mera correa de transmisión de lo que piensan sus jefes, si no, no son presentados en las siguientes listas. En otros sitios he leído sobre el mandato imperativo en términos de trasladar la voluntad de los electores obligatoriamente y de la evolución de este al mandato representativo, que permite libertad al diputado y control por parte del elector al poder revocar su mandato en las siguientes elecciones. ¿Es este el modelo de mandato de la RC?

    He vuelto a ver el programa de Telemadrid donde le conocí en los vídeos que habéis colgado, y me vuelve a sorprender cómo puede permanecer alguien con ideas propias entre tanto gallina que repite machaconamente eslóganes para adormecer a las masas. ¿No hay nadie entre los defensores de nuestra idílica y pacífica Transición que se lo crea y lo argumente como Dios manda?
    Con lealtad.

  14. David Serquera says:

    El Domingo en la Vanguardia saldrá un reportaje sobre endogamia y corrupción en la universidad y a lo mejor en la función pública. Mañana es el
    último día para mandar casos. El periodista se llama
    Esteban y necesita casos de endogamia, concursos
    públicos trucados, etc.

    Si os interesa escribidle a esteban23@telefonica.net y contadle vuestro caso, si lo haceis con nuestro lenguaje mucho mejor. Si no puede salir vuestro nombre,indicadlo, y se acogerá a la confidencialidad de la fuente.
    Un saludo.

  15. David Serquera says:

    Amiga Isabel,
    Si no me falla la memoria J.S. Mill trató de la polémica sobre el mandato imperativo en sobre el gobierno representativo. Por lo que me acuerdo creo que él no lo apoyaba porque entendía que los argumentos de los representantes al ser personas virtuosas y de cultura superior no podrían ser entendidos por los representados y estarían sometidos al capricho de éstos.
    La RC garantiza el derecho a deponer a los representantes por parte de los representados mediante el mandato imperativo. Es este un tema para el diccionario político. Podrías animarte y hacer una entrada sobre el mandato imperativo.
    En la constitución del 78 creo que se hace referencia a la prohibición que señalas. Son cosas diferentes.
    Un saludo.

  16. Antonio Garcia Trevijano says:

    QUERIDA ISABEL

    Eltema imperativo ya esta tratado aqui en un articulo que que lla inconstitucionalidad de todas las leyes de la monraquía. Como no megusta repertir dire coas nuevas:

    1. El manato imperativo fue derogado el 17 de junio de 1789, por la Asamblea Nacional francesa para poder tratar de reformss de la Monarquía que no estaban en los cahiers de dolence (lista de quejas)de los electores, dada la imposibilidad de consultarles a causa de la lentitud de las comunicaciones.

    2. En un celebre discurso de Bristol, Burke justificó la prohibicion del mandato imperativo, porque una vez elegido el diputado no representaba a sus electores de distrto sino a la nación.

    3. En el sistema de listas, ya no rige el principio de la reaccion anticipada (no volver a votar al diputado deleal o corrupto) porque los partidos no son reemplazables. Tras la corrupcion de F. González votaron al POSE diez millones.

    4. La Constitucion prohibe el mandado imperativo, por eso son nulas todas las leyes, aprobadas por la consigna del jefe del partido a sus diputados.

    5. El MCRC restablece el original mandato imperativo, porque a) la comunicacion electronica es inmediata entre el elegido en un pequeño distrito y el comite permanente de los electores (nueva creacion), b) porque el diputado no representa el interes nacional sino el de su ditrito electoral y c) porque es revocable en caso de deslealtad o corrupcion.

  17. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    En la época de Demóstenes se ejecutaron embajadores, arrojándolos al báratro, pozo con cuchilla incrustadas en sus paredes, por haber transgredido el mandato imperativo. También hubo casos en la República Romana que no acabaron en la Pena Capital, en cuanto que tal Pena estaba prohibida en la constitución republicana de Roma ( véase cómo César trataba de salvar la vida de los catilinarios apelando a las leyes ), pero los trangresores quedaron infamados y fuera del cursus honorum y el Senado. Transgredir el mandato imperativo era un caso de perduellio, de crimen de lesa majestad. La única jugada que le quedaba al magistrado para no seguir los acuerdos de los comitia tributa y de los concilia plebis era invalidar las reuniones por escrúpulos religiosos, y acto seguido volver a convocar al pueblo. Eso sí lo podían hacer los magistrados, y de hecho lo hacían, pero una vez que acataban la decisión del pueblo, ésta era inviolable, sancta.

  18. pepe fernández says:

    La última perla del juez Garzón

    “Los poderes forman parte de un Estado y no puede ir cada uno por su lado”

    Y una sugerencia, no podríamos, bueno, no podría nuestro impagable Francisco, crear una sección donde vayamos coleccionando lapsus como este de Garzón o el de Joan Saura a propósito de los cargos politicos como regalos de los reyes magos, que revelan y descubren de manera palmaria toda la falsedad desvergonzada de la “democracia a la espanola” en boca de sus protagonistas.

    un saludo republicano

  19. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Obrar deriva de operare, de donde operatio, trabajo, y opus, el resultado del trabajo. Actuar deriva, efectivamente, de “agere”, cuyo primer significado es dirigir una cosa y su desarrollo desde atrás, como cuando un pastor dirige las ovejas. Los romanos oponían el dirigir con “agere” – desde atrás – al dirigir con “ducere” – desde adelante -. El agente del “agere” es el “auctor”; el de “ducere” es el “dux”. Es así que etimológicamente se opone desde la perspectiva de lugar la acción y la conducción. La acción lleva desde atrás hacia delante una cosa. La conducción desde adelante guía los pasos de la cosa. Por ello la acción política es revolucionaria ( Pericles o Lincoln ), y la conducción política ( Moisés o Eneas ) es paternalista.

  20. Óscar says:

    Querido Antonio, amigos:

    Te leo y eres un mago. Sacas de tu cerebro abierto, una tras otra, diez mil palomas sentimentales de libertad. ¿Hasta dónde piensas escarbar? ¿Arrancarás libertad a la materia oscura, a la gravedad de los agujeros universales? La democracia pintada para fijar la libertad política; la lealtad para que la fidelidad jerárquica ceda ante la sensatez institucional, para que asiente la civilización natural; el espíritu republicano, sustento inicial del pensamiento libre, contra el principio de autoridad; la acción. La libre acción.

    Permíteme forzar el pensamiento. Si existió una acción libre antes de que la Política naciera, debe encontrarse una garantía para que la potencia ontológica de esa sociedad que generó el Estado y hasta donde la Naturaleza permite se construye a sí misma, nunca pase a manos ajenas. Es decir, para que la acción de los grupos humanos no quede enajenada. De esa manera los hombres, como colectivo, no sentirán alivio en la barbarie. La fuerza social encauzada hacia lo constituyente, para que pueda alimentar siempre la acción de la sociedad civil enfrentada al Estado. Para que la República se sostenga sobre ese aliento primigenio. En fin. Antonio, si continúas así, tendrás que hacer una constitución de la desobediencia.

    Por eso, en la emocionante entrada del señor Rubio (decimonovena), echo en falta la etimología de la acción no dirigida, la acción dentro de la existencia, esa cinesis fundamental que la sociedad ve restringida cuando entrega al Estado la sanción de todo movimiento. De tal fuerza prepolítica, la que se expresa cuando la sociedad es dueña de sí misma, convertida en materia constituyente, estamos hablando. La garantía, a decir de Antonio, del laos. No sólo de su acción, sino de su misma existencia.

    Un abrazo y tanto ánimo…

  21. Antonio Garcia Trevijano says:

    Mi querido Oscar

    ¡Con qué grata compañia brota mi pensamiento! Has visto su manantial. Hasta has visitado esta vez su fuente. No la de la libertad de accion, sino la de la que la crea, LA ACCION DE LA LIBERTAD. Pero no puedo gozar tanto como tu de su agua cristalina hasta que encuentre la roca de donde emerge. He terminado ya el ensayo siguiente. Cuando lo publique mañana, al final de la tarde, vas a encontrar, en palabras de Sartre, el motivo de tu alegria y de mi angustia mental.

    Como no tengo tiempo para revisar lo que escribo, creía que ademas de agere figuraba operare. Pediré a Francisco que lo añada, aunque hasta la persona más inculta sabe de donde vienen opus y operario. Tu te adelantas a mi pensamiento y yo a la alegria que te daré manana. Comprenderás que mi angustia de autor no termine. A vuestras gracias inacabables se deberá que acabada la creacion pueda, al fin, recrearme. Con mi amistad admirada ante la potencia de tu lealtad y tus intuiciones.

  22. Luis F says:

    Creo que sería interesante acercarse a estos colecivos, que aparecen en un artículo del confidencial digital

    El ex coordinador general de IU asegura que la política sigue siendo el eje de su vida, es militante de base de IU y del PCE, pero su principal actividad es la redacción de un artículo semanal para la revista La Clave y el impulso de una asociación republicana. Anguita milita de manera activa, según ha manifestado en diversas ocasiones, en Unidad Cívica por la República, además de en un colectivo de base y de divulgación llamado Prometeo.

    Saludos leales

  23. Pedro M. González (Club Republicano 3) says:

    Magnífica idea la de Pepe de hacer corolario de las barbaridades oidas y escuchadas en los medios, como las referidas de Garzón y Saura.

    Estiamdo Pepe, eres muy indulgente al referirte a “lapsus” a estas boutades, cuando en realidad expresan los más firmes convencimientos de los personajes que las vomitan, definiéndoles.

    Salud y República

  24. Pedro M. González (Club Republicano 3) says:

    Estimado Luis F:

    En total desacuerdo con acercarnos a asociaciones de la índole de la UCR, de marcado signo político y caracter nostálgico “republicano-comunistoide” . Conste así mi postura al respecto. Conozco muy bien asociaciones de tal signo (ésta y 20 más por lo menos)y acercrse a ellos solo puede llevar a la confusión y al despropósito ideológista. Se tratan de asociaciones de clase de carácter marxista y no republicano (tan siquiera segundo republicanas liberales) que no comparten en nada los postulados del MCRC cuando no los critican abiertamente por “intelectuales”, “burgueses” o “españolistas”, e incluso al propio D. Antonio de forma personal, según me consta.

    Respecto al Sr. Anguita, sólo tengo que reconocele su honestidad. Su republicanismo es el del trasnochado y nostálgico. Le oí decir que haría cualquier cosa por la república. Si es consecuente, lo mejor que puede hacer es no hacer nada.

    Salud y República Constitucional.

  25. Antonio Garcia Trevijano says:

    Querido Pedro

    Tienes toda la razon. Hablar con esas conciencias de clase, sin clase ni conciencia personal, es perder el tiempo. El caso de Anguita es diferente. Su seriedad le impide rebajarse a la descalaficacion de lo que no conoce. Somos amigos y lo respeto, aunque no haya superado los tópicos de la II Republica, ni entienda la razon democrática de la Republica Constitucional.

  26. vicentemuguruza says:

    Dice don Pablo Sebastián en http://www.estrelladigital.es del pasado 14:
    “…En España los ciudadanos no eligen directamente a nadie. Por supuesto no eligen al jefe del Estado, cargo hereditario en beneficio de la Corona. Pero tampoco eligen al jefe del Gobierno, ni el Ejecutivo, ni a los parlamentarios, ni a los presidentes autonómicos, ni a los alcaldes, ni diputados autonómicos ni a los concejales. Aquí sólo se votan la siglas de cada partido, que recibe un cheque en blanco de sus electores —además de la subvención del Estado— y luego hacen de su capa un sayo…”
    Creo que, en algunos temas, somos muchos los que coincidimos.
    Un saludo

  27. JUAN SEOANE says:

    No solo es grave, que no sepan distinguir, catedraticos,partidos políticos,medios de comunicación, entre libertad de acción y libertades públicas. Su incapacidad es aun mayor. Son incapaces de distinguir la terminologia de los conceptos de su quehacer diario. A buen seguro, que son incapaces de definir lo es libertad política o simplemente el significado del alcance del llamado Estado de Derecho, tan impropiamente manejado por la clase política.

    La ofuscación ideológica es tan grave, que ni siquiera son conocedores de la que defienden.

    Saludos cordiales

  28. Juan Moreno. says:

    “Respecto al Sr. Anguita, sólo tengo que reconocele su honestidad. Su republicanismo es el del trasnochado y nostálgico. Le oí decir que haría cualquier cosa por la república. Si es consecuente, lo mejor que puede hacer es no hacer nada.

    Salud y República Constitucional.

    Antonio Garcia Trevijano Dice:
    November 15th, 2006 at 11:34 am
    Querido Pedro

    Tienes toda la razon. Hablar con esas conciencias de clase, sin clase ni conciencia personal, es perder el tiempo. El caso de Anguita es diferente. Su seriedad le impide rebajarse a la descalaficacion de lo que no conoce. Somos amigos y lo respeto, aunque no haya superado los tópicos de la II Republica, ni entienda la razon democrática de la Republica Constitucional.

    ===================================================

    No comparto estas descalificaciones. Sí voy asimilando el poco interés que hay para trabajar en llevar a cabo acciones para la difusión del MCRC.

    Se espera que la apatía y el desinterés inunde la sociedad y como el 14 de Abril, un buén día llegue Una República y no se sepa qué hacer con ella.
    Aunque los “profesionales” de la España Perenne ya tendrán repuesto para tal evento; se cambiarán unos cuantos actores, un poco el escenario, y la Comedia será la misma.

  29. Pedro M. González (Club Republicano 3) says:

    Estimado Juan Moreno:

    Sin ánimo de entrar en polémica, señalarte que no intentaba descalificar a nadie, solo desmarcar el Discurso de la República Constitucional de otros de distinto significado, precisamente para que no ocurra lo que tu apuntas, es decir cambiar todo para que no cambie nada.

    La III República será Constitucional o no será. Si lo que se pretende es crear una república parlamentaria y partitocrática, y además ideologizada, no nos hacía falta alforjas para este viaje.

    Respecto al interés en la difusión del MCRC, te aseguro que en lo que a mí toca y en lo que conozco de los restantes participantes en este foro es máxima siendo amplísimo el abanico de acciones al respecto que se encuentran en marcha. Nuestros esfuerzos tendrán segura recompensa.

    Recibe mis cordiales saludos.

  30. Pla (Club Republicano 3) says:

    Estimados D. Antonio y Pedro, amigos:

    No voy a reiterar el placer siempre produce leer los textos del Blog, que prefiguran no sólo una bella teoría de la República, sino también y sobre todo una apuesta decidida por su consecución. Y es que me parece un punto central de nuestra teoría y de nuestra acción el tener claras las cosas sobre las sedicentes cuadrillas de los “republicanos de la hoz y el martillo”.

    D. Antonio y Pedro las habeis conocido desde fuera, pero otros las conocimos desde dentro. Yo fui militante de unas siglas republicanas que, en tiempos, fueron hasta memorables, pero que al presente no dejan de ser un mero ornamento de Izquierda Unida (o Hundida, como algunos dicen). Y hasta dirigí la salida de esas memorables siglas de tan mala compañía en 2001, aunque el resultado final fue mi salida de esa militancia y el retorno a Izquierda Unida de las tan aludidas como memorables siglas.

    Los grupos izquierdistas y antisistema, incluídos los que se reclaman republicanos, como los que se han citado, son terminales de agitación y acción callejera del PSOE, o son locos nostálgicos de lo que nunca fue, enfermos de melancolía por lo que no existió jamás. El caso de Anguita, en su vertiente estrictamente personal, puede ser muy respetable pero, como decía Pedro, si realmente quiere hacer algo por la república, que se una a éste MCRC o mejor que no haga nada.

    Después de dos experiencias republicanas, los que lo somos de verdad tenemos derecho a impedir que los locos de hoy, emulando a los cantonalistas de 1873 y revolucionarios obreristas de 1934 y 1936, vuelvan a impedir la libertad y la democracia en nuestro país. El derecho y el deber de impedirles que vuelvan a frustar la República Española. Con ellos sólo cabe la denuncia, nunca la colaboración. Si alguna vez se unen a nuestras iniciativas, bien (pero con cuidado); ahora bie, buscarles, ni para ir cobrar la lotería.

    Salud y República Constitucional

  31. David Serquera says:

    Cualquiera que se lea nuestros principios sabe con quien se enfrenta. Y nuestros principios van por delante, son carta de presentación y estandarte de la libertad política. El MCRC por su carácter de movimiento de acción colectiva por la libertad política y la República Constitucional es un metamovimiento en cuanto que su triunfo será el triunfo de la igualdad de oportunidades en la lucha por el poder de cualquiera. Este argumento es comprendido por todos.
    Si nuestros principios no son comprendidos causarán perplejidad, desprecio o admiración pero ese estandarte debe estar presente en todos los campos de batalla social y os aseguro amigos, que bien comprendidos, arrastrarán multitudes.
    Si a veces hablar es perder el tiempo, peor es otorgar la ignorancia e incumplir nuestro deber de ilustrar.
    Yo hablaré con nostalgicos, monárquicos, republicanos, ateos, católicos, militares y anarquistas, gente de buena fe. Siempre con nuestros principios por delante, irrenunciables. Con la lealtad al MCRC.
    Un saludo.

  32. Vicente Carreño Carlos says:

    Con brevedad: Comparto los comentarios 28, de Juan Moreno y 31, de David Serquera. Yo tambien hablaré con nostalquicos, monárquicos, republicanos, ateos, católicos, militares y anarquistas, gente de buena fe. Siempre con nuestros principios por delante, irrenunciables. Con la lealtad al MCRC.

    Un fuerte abrazo.

  33. Martín-Miguel Rubio Esteban says:

    Disculpad, amici: en el punto 19 quiero decir “actor”, naturalmente, y no “auctor”, que vendría de augere.

  34. Aviraneta (Club Republicano 3) says:

    Al 28, al 31 y al 32:

    Yo sólo hablo de estas cosas de la República con gentes de buena fe, sean del color o la tendencia que sean. Para hablar con esos que sin clase ni conciencia apelan a la “conciencia de clase”, os los dejo todos para vosotros, ¿qué os parece?

    Pero luego no os quejeis, ¡eh!

    Salud y República Constitucional

  35. Pla (Club Republicano 3) says:

    Al 28, al 31 y al 32:

    Yo sólo hablo de estas cosas de la República con gentes de buena fe, sean del color o la tendencia que sean. Para hablar con esos que sin clase ni conciencia apelan a la “conciencia de clase”, os los dejo todos para vosotros, ¿qué os parece?

    Pero luego no os quejeis, ¡eh!

    Salud y República Constitucional

Los comentarios están cerrados.